Viaje a Transnistria, el país que no existe

13 diciembre 2022

  Transnistria, Pridnestrovie, en ruso, es como una vuelta a la antigua Unión Soviética, Lenin y la simbología de la URSS están en todas partes. Se habla sólo ruso y se sienten rusos. Es visible la presencia de las fuerzas rusas, con diferentes controles en los accesos a la ciudad, reforzados con la presencia de tanques,  los rusos se quedaron en Transnistria tras el conflicto armado con Moldavia en los años 90. Pridnestrovie sólo es reconocido por un puñado de pseudo repúblicas, Abjasia, Osetia del Sur y Nargono Karabaj.



CÓMO ES EL PASO DE LA FRONTERA TERRESTRE ENTRE MOLDAVIA Y TRANSNISTRIA

Tras visitar el animado y concurrido Mercado Central de Chisinau, tomamos una mashrutka, 65 leis, a Tiraspol, la capital de Transnistria. El paso de la frontera terrestre entre Moldavia y Transnistria fue tranquilo, sólo hay que bajarse de la van y hacer una pequeña cola para entrar en el edificio. La persona que nos atendió sólo hablaba ruso, pero no fue un problema, ya que su compañero sí que se defendía bien en inglés, sólo nos preguntaron donde nos íbamos a alojar y la dirección, luego te entregan un resguardo, con la fecha límite hasta la que puedes quedarte en Pridnestrovie, que hay que conservar ya que nos lo pedirán al salir de Transnistria.


Mercado Central de Chisinau
Mashrutka de Chisinau a Tiraspol
La Avenida Lenin, una de las principales arterias en Tiraspol
Alojamiento en Tiraspol, repleto de imágenes de Lenin y de banderas de Rusia y la antigua URSS


VISITA A TIRASPOL, LA CAPITAL DE TRANSNISTRIA

Una fuerte tormenta nos acompañó en la visita a Tiraspol, mientras caminamos por la calle principal, 25 de octubre, para acercarnos a la Catedral y continuar luego la visita en la plaza Alexander Suvorov donde se levanta la escultura a caballo del general ruso.

Interior de la Catedral
Plaza Alexander Suvorov, con el escudo del país y las banderas de las  repúblicas que lo reconocen
Escultura ecuestre del general Alexander Suvorov


Justo enfrente, cruzando la carretera se encuentra el Memorial de la Gloria, en homenaje a las tropas caídas en la II Guerra Mundial y en el conflicto con Moldavia. Junto al Memorial se encuentra el tanque que celebra la victoria de las tropas soviéticas en la II Guerra Mundial y la capilla ortodoxa de San Jorge.

Memorial de la Gloria
Capilla de San Jorge junto al tanque
Vista al atardecer de la eterna llama y la capilla


A pocos metros se alza el edificio del Parlamento, presidido por la estatua del antiguo mandatario de la Unión Soviética, Lenin. 

Parlamento junto a la estatua de Lenin


Finalizamos la visita en el cuidado Parque de Catalina, presidido por la escultura de Catalina la Grande, emperatriz que con su política engrandeció el imperio ruso. 

Escultura de Catalina la Grande
Escultura con las letras de la ciudad


A la mañana siguiente continuamos la visita a Tiraspol, después de la tormenta del día anterior, en el impresionante edificio de los Soviets, delante del mismo se levanta un busto de Lenin, el ex líder soviético está en todas partes en Pridnestrovie.

Edificio de los Soviets con el busto de Lenin


Seguimos la ruta por la calle 25 de octubre hasta el Mercado Verde, situado a pocos metros de la Catedral, donde se concentran puestos de flores, frutas y verduras, bien merece la pena gastar unos rublos en la fruta.

Escultura homenaje al rublo de Transnistria
El Mercado Verde



VISITA A BENDER Y SU IMPRESIONANTE FORTALEZA

Dejamos atrás el mercado, para tomar el trolleybus 19, 3 rublos, en la parada situada al lado de la estatua de Alexander Suvorov, que nos iba a llevar a Bender, nos bajamos en la penúltima parada y a pocos metros se encuentra el Memorial de la Memoria y el Dolor, y junto al mismo un tanque.

Tanque junto al Memorial
Homenaje a las tropas soviéticas
Memorial de la Memoria y el Dolor


No hay que caminar mucho para llegar al cuidado Parque Alexander Nevsky, donde se levanta la Fortaleza, 50 rublos, icono de Bender, construido por los genoveses en época medieval y ampliada luego por los turcos en 1538 por Soliman el Magnífico. La fortaleza que se encuentra perfectamente conservada, consta de 8 torres y aunque ha sido reformada en varias ocasiones conserva la estructura original. En el mismo parque se levanta la Iglesia bizantina de Nevsky, con una curiosa cúpula.

La fortaleza, icono de Bender
Parque Alexander Nevsky con su busto
Parque Alexander Nevsky, al fondo la fortaleza
Llamativos carteles junto a la entrada de la Fortaleza


Continuamos la visita acercándonos al centro de Bender para visitar el Mercado, donde los locales, poco acostumbrados a los extranjeros, nos miraban con curiosidad. 

Mercado de Bender
El Sheriff omnipresente en Transnistria, junto a vehículo de la época soviética
Catedral de Bender


Seguimos por la calle Lenin hasta llegar al cuidado parque Gorky, enfrente del cine que recibe el mismo nombre se levanta una nueva estatua de Lenin. Nos despedimos de Brender para tomar una mashrutka número 20, 5 rublos, que nos dejó nuevamente en el centro de Tiraspol. 

Cartel homenaje a las tropas soviéticas
Parque Gorky con estatua de Lenin
Edificio administrativo en Bender junto a la bandera rusa
Edificio de los soviet de noche en Tiraspol


Al día siguiente, nos dirigimos a la estación de autobuses de Tiraspol, para tomar una mashrutka y cambiar los últimos rublos, ya que fuera de Pridnestrovie no tienen ningún valor y es imposible cambiarlos, al final la casa de cambio estaba cerrada, pero por fortuna un amable conductor que había trabajado en Italia, nos los cambió a moneda moldava y además nos dijo que para ir al aeropuerto no hacía falta llegar a Chisinau que la mashrutka nos dejaría en el camino, a pocos metros de la terminal, información valiosa que agradecimos  y nos ayudó en el viaje..

Estación de Tiraspol
Vehículo lada por las calles de Tiraspol
En el aeropuerto de Chisinau

4 comentarios:

  1. Una viaje directo al pasado. Con esos horribles edificios, los mismos Ladas de siempre y esa pobreza de la que parece que nunca saldrán. Yo como vivi en el comunismo (en Cuba) y con muchas cosas importadas de la antigua URSS, sinceramente no me gustaría revivir eso, pero entiendo que es un destino exótico para cualquier viajero. Y Lenin me da auténtico repelús :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María, gracias por tu comentario. Entiendo perfectamente lo que dices, mi abuelo paterno se fue a Cuba y perdió todo con la llegada de Fidel...en mi caso mi interés por Transnistria y este tipo de países es porque me gusta ver destinos diferentes de lo habitual. Un saludo

      Eliminar
  2. Hola por favor necesito información.
    Es seguro ir ahora mismo ( diciembre 22) estoy pensando en ir finales febrero 22.
    Agradezco su opinión, porque estoy apunto de coger el billete eso sí nada barato 200 euros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, te comento nosotros visitamos Transnistria en el mes de octubre y era completamente seguro, en ningún momento nos sentimos intimidados. A día de hoy no creo que haya problema. Un saludo

      Eliminar