Saboreando Indonesia V

16 octubre 2012


PASEANDO POR LOS ARROZALES DE UBUD


    Arrozales dispuestos en bancales y cuidados con mimo por campesinos que buscan protegerse del sol abrasador, templos, algunos con bellos merus o torres, con su característica forma de pagoda, de varios niveles que se encuentran en los lugares más insospechados, ofrendas diarias a los dioses depositadas a las puertas de un negocio, de una casa o en un templo, las más modestas compuestas de  hojas con unos granos de arroz, el intenso aroma a incienso, el fino y colorido movimiento de sus danzas, sus espectaculares volcanes y lagos, la sonrisa de sus gentes...Bali





Nuestra habitación estilo balinés
     Ubud, considerada la capital cultural de Bali, iba a ser durante una semana nuestra base para movernos y desde ahí conocer la isla, que iríamos descubriendo poco a poco. Nos hospedamos en el Cendana Resort, en un acogedor bungalow que reproducía la arquitectura tradicional balinesa y rodeado de arrozales que podíamos contemplar desde el porche, cada noche desde nuestra habitación se escuchaba un increíble concierto de la variopinta fauna que habitaba al anochecer los campos. El hotel estaba muy bien situado, en Monkey Forest road, lo que nos permitía ir caminando en un corto paseo hasta el centro de Ubud, sin duda fue una buena elección.

Coctel de bienvenida con vistas a los arrozales




Dando buena cuenta de los creps...
     Tras una primera toma de contacto nocturna con la ciudad nos vismo sorprendidos por un masivo turismo occidental al que no estamos acostumbrados días anteriores, callejeamos en busca de un lugar para cenar y donde no nos cobrasen las abusivas tasas, muy habituales en Ubud, y así descubrimos una acogedora crepería regentada por una amable francesa Michele, Confiture Michele, situada en jalan Gootama, con unos creps que estaban deliciosos, el precio 10.000 rupias los dulces y 25.000 rupias los salados.

Confiture Michele






Estanque de flores de loto con el templo al fondo
     A la mañana siguiente nos dispusimos a hacer una ruta por los arrozales de Ubud. En el camino nos detuvimos en el emblemático Café Lotus, emplazado en jalan Raya, su interior lo forma un conjunto idílico, un bellísimo estanque de flores de loto enmarcado en el fondo por el Pura Taman Saraswati, dedicado a la diosa hindú de la sabiduría. No pudimos acceder al templo ya que se encuentra siempre cerrado al público para visitar. Todas las noches, salvo los viernes, a las 19 :30 horas,  hay un espectáculo de danza balinesa, entrada 80.000 rupias.

Café Lotus



Pura Taman Saraswati





Trabajando los arrozales
    Para llegar a los arrozales que visitamos, primero,  hay que pasar unos metros el Café de Lotus, luego hay un primer acceso que está cortado, así que hay que seguir caminando hasta un segundo acceso donde una pequeña indicación en inglés señala el camino a los arrozales. Paseamos durante cuatro horas disfrutando de los campos de arroz, que en su mayoría se encontraban recién plantados  y por ello anegados, con campesinos trabajando y protegiéndose del calor con los típicos sombreros cónicos. El recorrido es sencillo y fácil de seguir, siempre en dirección a los campos de arroz y en el trayecto hay que atravesar una pequeña zona boscosa antes de continuar. Encontramos algún café al principio y al final del paseo, donde poder hacer un alto y refrescarse.

Arrozales anegados por el agua

Arrozales en Ubud






Ofrenda a Dewi Sri, diosa del arroz
     En nuestro camino por los arrozales tuvimos la compañía de mariposas de diversos tamaños y colores que revoloteaban a nuestro alrededor. Mientras disfrutábamos del paisaje más característico de Bali, nos llamó la atención los pequeños puestos de pintores locales que inmortalizaban con sus pinceles escenas del folclore balinés. Continuámos caminando tranquilamente por los arrozales observando las ofrendas de los campesinos en honor a Dewi Sri, diosa del arroz, para tener buenas cosechas.

Mariposa acompañándonos en nuestro paseo

Pintor local inmortalizando escenas del folcrore balinés






Trono Vacío en Pura Dalem Ubud
     Nos despedimos de los arrozales, saliendo por  Campuhan en las afueras de Ubud,  a pocos metros se halla Pura Dalem Ubud, uno de los muchos templos de rito hindú balinés que se encuentra en la isla, tuvimos la fortuna de poder visitarlo en solitario, observando con detalle algunas de las características de los templos públicos o pura, tales como la puerta partida, el trono vacío o numerosas imágenes de las deidades hindúes. Nos llamó la atención una constante en la mayoría de los templos que visitamos en Bali, la presencia en la entrada de árboles centenarios con enormes raíces que sobresalen de la tierra.

Pura Dalem Ubud

Árbol centenario en el templo





Templo familiar con la imagen de Ganesha
     Caminando por jalan Raya entramos en un pequeño templo, hermoso y muy bien cuidado, que resultó ser un templo familiar. Una de las características de todas las viviendas en Bali es la presencia de un templo familiar que recuerda a los ancestros. Justo a la entrada del templo nos encontramos con una imagen de Ganesha, deidad hindú con cabeza de elefante, hijo de Shiva y Parvati. Dice la leyenda, que un día Parvati cogió un poco de ceniza que le había colocado Shiva sobre su pecho, añadiendo luego unas gotas de agua que aún quedaban en su  cuerpo, después de un baño, lo juntó todo y así nació Ganesha con apariencia humana. La diosa Parvati a veces deseaba quedarse sola en Palacio, así que mandaba a su fiel hijo, Ganesha a que quedase junto a la puerta y no dejase pasar a nadie sin su consentimiento. Pero un día Shiva deseoso de ver sin demora a su mujer intentó entrar, pero al no contar con autorización Ganesha no le dejó pasar, furioso Shiva desenfundó su espada y cortó la cabeza de su hijo. Parvati horrorizada por lo ocurrido rogó a Shiva que le devolviese la vida. El dios Shiva mandó a uno de los sirvientes que le trajese la primera cabeza que encontrase y así le trajo la de un elefante. Shiva la colocó sobre los hombros de su hijo, resucitando a Ganesha.

Detalle del templo

El templo familiar desde la puerta de entrada





Templo camino del centro
    A cada paso que dábamos un nuevo templo se descubría a nuestros ojos y así fue como llegamos al centro de Ubud, donde callejeamos por los alrededores del Palacio Real, por Suweta jalan, viendo el devenir diario de la población local que vive en armonía con los numerosos viajeros que pululan por la ciudad. Enfrente del Palacio Real, que visitaríamos los próximos días, se halla un curioso pabellón al aire libre que hace las funciones de lugar de encuentro de la población balinesa. Ya de noche finalizamos el día cenando en un warung, restaurante de comida local exenta de las abusivas tasas, en jalan Arjuna por un irrisorio precio.

Pabellón donde se reune la población local

Detalle de los templos en Suweta jalan

32 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Muchas gracias !! y bienvenido a El mundo a tus pies.

      Saludos.

      Eliminar
  2. Una zona que me gustaría visitar, los arrozales, los templos me recuerdan mucho a Tailandia.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pilar,

      Gracias por tu comentario.

      El paseo por los arrozales de Ubud es muy bonito, pero los campos de arroz que vimos los días siguientes superaron en belleza a los de Ubud.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Un lugar precioso, qué curioso lo de los templos familiares!!!! Los paisajes son espectaculares y la habitación en la que os quedasteis tenía que ser muy chula, menudas vistas tenía que haber de los arrozales!!! Un abrazo. ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Babyboom,

      Gracias por tu comentario.

      Qué bonito era el templo familiar que visitamos. Todas las casas en Bali tienen su pequeño templo.
      El hotel en el que nos hospedamos en Ubud fue una buena elección, la habitación era muy chula, en estilo balinés con vistas a los arrozales.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Ayy qué sitio más chulo!! Qué suerte que fuera la época de ver los arrozales en todo su esplendor!!! Los templos me recuerdan un poquito a los de Angkor!
    Por cierto, qué curiosa la historia de Ganesha!! He visto mogollón de veces esa figura pero no tenía ni idea.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carmen,

      Gracias por tu comentario.

      La leyenda de Ganesha con su cabeza de elefante y de las demás deidades hindúes son muy curiosas.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. De esta entrada me quedo con Pura Taman Saraswati, esos templos con esos lagos con flores de loto por encima me encanta. Y esos arrozales en su punto ideal deben ser una gozada de verlos allí en directo.

    Nada, me estás vendiendo Indonesia de maravilla. Pues nada, ya ando al día con tus relatos :P

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  6. Hola José Carlos,

    Gracias por tu comentario.

    El interior del Cafe Lotus con el estanque de flores de loto y al fondo el templo de Taman Saraswati forman un conjunto idílico. Lástima que no se pudiera visitar el interior del templo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Los arrozales son espectaculares, una de las imágenes del sudeste asiático!! El café lotus me ha encantado. Como jose Carlos veo que estas vendiendo el país muy bien y ganar no nos faltan para irnos para allá.... Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fran,

      Gracias por tu comentario.

      Fran, también me entran a mi unas ganas de volver, que cogía ahora la maleta y me iba para allí ya !!

      Saludos.

      Eliminar
  8. ¡Precioso! Me ha encantado todo lo que visteis este día. El café Lotus impresionante y los arrozales estaban espectaculares, ¡qué colores más bonitos!
    Desde luego, me dan ganas de salir ya para allá.
    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Helena,

      Gracias por tu comentario.

      El Café Lotus con el estanque con las flores de loto y al fondo el templo Taman Saraswati, los arrozales...qué recuerdos !!

      Saludos.

      Eliminar
  9. Hola, excelente post con unas fotos fantásticas. Me llama mucho la atención esos templos de familia.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Antonio,

      Gracias por tu comentario.

      Los templos familiares que visitamos en Ubud nos encantaron, los descubrimos por casualidad.

      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Que bonito tiene que ser Indonesia, sin duda un país en el que pasar una temporada.

    Te he dejado un premio Liebster para ti en mi blog, http://www.elcoleccionistadeciudades.com/2012/10/premios-liebster.html

    Un saludo y a seguir contandonos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Álvaro,

      Gracias por tu comentario.

      Indonesia es un país que tiene muchos lugares que descubrir y del que guardo buen recuerdo.
      Gracias por el premio y por acordarte de mi.

      Saludos.

      Eliminar
  11. Que gran destino!! Le tengo muchisimas ganas, tiene que haber rincones encantadores.

    Por cierto, te he dejado un premio en mi blog. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mafi,

      Gracias por tu comentario y por el premio que me has dado !!

      Mafi, Indonesia como bien dices tiene rincones encantadores, te lo recomiendo.

      Saludos.

      Eliminar
  12. Ubud es uno de los lugares mas bellos que hemos visto nunca
    a pesar de ser tan turistico, en cuanto te alejas un poco de la ciudad puedes apreciar unos lugares increibles como los que nos mostrais
    gracia por recordarmelos
    abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Bleid,

      Gracias por tu comentario.

      Ubud es un lugar muy turístico, pero cuando te alejas de la ciudad descubres la auténtica Bali.

      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Las imágenes de los arrozales son siempre espectaculares!! Por cierto, si te pasas por mi blog verás que tienes un regalito en forma de nominación!! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anna,

      Gracias por tu comentario.

      Los arrozales son muy bellos. Los días siguientes descubrimos campos de arroz que aún nos gustaron más.

      Anna, ya me he pasado por tu blog, gracias por el detalle de acordarte de mi !!

      Saludos.

      Eliminar
  14. Buenos días!! Te he nominado para los Premios Liebster, si quieres pásate por mi blog :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Artabria,

      Gracias !! son los detalles que me animan a seguir adelante con el blog.

      Saludos.

      Eliminar
  15. Hola!! Te he dejado mi nominación para los Liebster en mi blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Conchi,

      Gracias por acordarte de mi y bienvenida a El mundo a tus pies !!

      Saludos y estamos en contacto.

      Eliminar
  16. Se ve que empezastéis a bajar el ritmo y a disfrutar de un pequeño descanso... Siempre me ha hecho ilusión ver estos campos de arroz.. es una imagen idílica que tengo en la cabeza.

    Curioso lo de Ganesha... no tenía ni idea de su historia...

    A ver si me pongo al día...

    Un abrazo amigos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tocayo, los campos de arroz de Ubud y los de Tegallalang son increíbles, ya por sí solos justifican el viaje a Indonesia.

      Sí que es curiosa la historia de Ganesha...

      Un abrazo.

      Eliminar
  17. What a unique and lovely experience. Thank you for sharing it with us. Beautiful photos, as well.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Thank you so much, Erin and welcome to the blog !!

      The rice fields in Ubud are amazing.

      Kind regards

      Eliminar