Dubai, lujo y tradición

28 septiembre 2015



    Dubai, la capital mundial de los superlativos, la más alta, la más grande,… la ciudad de los rascacielos, del lujo y del consumo, considerada por méritos propios, la capital de las compras y del entretenimiento de Oriente Medio. Más de setenta centros comerciales, entre ellos el Dubai Mall, el más grande del mundo, hoteles exclusivos de siete estrellas como el Burj Al Arab , el edificio más alto,  Burj Khalifa o islas artificiales como Palm Jumeirha. Pero, Dubai conserva una parte tradicional que se extiende a lo largo del Dubai Creek, el canal que atraviesa la ciudad y que separa los barrios de Deira y Bur Dubai y que merece también la pena ser visitado.






El moderno Dubai

    Hoteles de lujo, rascacielos en busca del infinito vestidos  de cristal, centros comerciales que acogen las más dispares actividades de ocio como pistas de ski, acuarios,…islas artificiales con urbanizaciones exclusivas,…atrás queda la crisis de 2008 y 2009 provocada por el pinchazo de su burbuja inmobiliaria, que hizo tambalear al emirato,  obligándole a  buscar financiación en el emirato vecino de Abu Dhabi. Hoy es una economía en auge. Contrario a lo que se podía pensar, el petróleo sólo representa el 4 % de su PIB, por lo que las autoridades dubaitíes tiene como objetivo la diversificación de su economía, buscando situar a la cosmopolita ciudad a la vanguardia  del turismo,  el sector financiero, de negocios y de la propiedad inmobiliaria. Pero, no es oro todo lo que reduce, una mano de obra barata y con escasos derechos laborales, procedente en su mayoría de la India, Pakistán y Bangladesh, son la cara oculta del auge de la construcción donde las grúas se agolpan por doquier.








El Burj Al Arab, un hotel de siete estrellas

    Nos acercamos con curiosidad hacia una de las visitas imprescindibles de Dubai, el Burj Al Arab, calificado como uno de los pocos hoteles de siete estrellas del mundo, aunque oficialmente es de seis estrellas con lujo. Enclavado en un entorno privilegiado, sobre una pequeña isla artificial, a pocos metros de la playa.
Inaugurado en 1999, su diseño vanguardista no deja indiferente a nadie, con forma de embarcación de vela. Su lujoso interior, en el que predomina el mármol, cuenta con 202 habitaciones, todas suites y hasta con un pequeño helipuerto en la azotea. Nos acercamos hasta que una barrera de acceso sólo permite el paso a los huéspedes alojados en el hotel o a las personas que previamente han reservado en uno de sus exclusivos nueve restaurantes,  uno de ellos, Al Mahara está situado bajo el nivel del mar.





Burj Khalifa, el edificio más alto del mundo

   El Burj Khalifa te deja sin palabras y con la mirada puesta en el infinito, la construcción más alta del mundo, 828 metros de altura. Diseñado por el arquitecto Adam Smith, que inició su construcción en el año 2004, inaugurándose oficialmente en 2010. El Burj Khalifa domina el cielo de Dubai y que mejor manera de visitarlo que subiendo a sus dos privilegiados miradores al atardecer, “At the top” situado en la planta 125 y “at the top sky” en el nivel 148,  para contemplar desde lo más alto “el milagro” de Dubai. Por desgracia, cuando visitamos la ciudad aún no había abierto al público los observatorios.
La mejor forma de finalizar la visita es contemplar, al anochecer, el espectáculo de la Fuente de Dubai, un juego de agua y luces al compás de la música,  con la icónica imagen del Burj Khalifa, de fondo.







El viejo Dubai

   Dubai es algo más que la imagen de ciudad futurista, con rascacielos interminables, lujo y consumismo, también guarda un Dubai tradicional, que se expande en los márgenes del Dubai Creek, la ria natural, donde aún perviven las antiguas casas de mercaderes persas  rematadas con sus torres del viento, las mezquitas también se hacen sitio en el Old Dubai y  los bulliciosos zocos se reparten , el de las especias y del oro se concentran en una de las orillas y en la otra, el textil. Y donde vive una población mayoritariamente extranjera, la mano de obra barata de la construcción.






Dubai Creek, un paseo por los barrios tradicionales

   El canal natural que cruza Dubai, adentrándose 10 km en la ciudad y separando los barrios tradicionales de Deira y Bur Dubai. Paseando a primera hora de la mañana por el puerto, aún es posible observar los viejos y destartalados dhows, los barcos mercantes cargados hasta los topes y que como antaño, aún transportan mercancías a los países vecinos. Llama la atención, la forma manual de cargar las pesadas mercancías.





 
   No podemos dejar de subirnos a las abras, las pequeñas barcas tradicionales de madera, que atraviesan el canal, comunicando de forma ininterrumpida  los barrios de Deira y Bur Dubai, por sólo 1 dirham.







   Perderse por los animados zocos de las especias y del oro enclavados bajo galerías de madera, en el barrio de Deira, mientras escuchas el sonido de la llamada a la oración del almoacín desde las mezquitas que salpican el Viejo Dubai. O cruzar en abra a la otra orilla, al barrio de Bur Dubai para visitar el zoco textil, donde adquirir telas, tejidos de todos los colores o pashminas.






   Pasear por el barrio de Bastakiya, donde aún se pueden contemplar las casas tradicionales de los antiguos mercaderes persas, con las torres del viento, un antiguo y eficaz sistema de ventilación, que refrigeraba las casas y que era un símbolo de poder económico, a mayor número de torres mayor poder adquisitivo.
La edificación más antigua de Dubai es el Fuerte Al Fahidi de 1787, en su interior alberga el interesante Museo de Dubai, un ameno recorrido en la historia de la ciudad desde sus inicios, como puerto dedicado a la pesca y al comercio de perlas hasta evolucionar a la ciudad futurista en la que se ha convertido en la actualidad..



8 comentarios:

  1. Muy recomendable también la visita a la mezquita de Jumeirah en las horas que dan una charla dentro dice explican las creencias y tradiciones islámicas del golfo pérsico, es en inglés, pero muy interesante.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ivan y bienvenido a el mundo a tus pies. Tomo nota de la charla que recomiendas en la mezquita de Jumeirah para un próximo viaje por esas tierras.
      Un saludo

      Eliminar
  2. Debe ser impresionante. Sé que algún día iré y me encantará.
    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Patricia y bienvenida a El mundo a tus pies. Dubai es una ciudad de contrastes que ofrece al visitante múltiples facetas y ése es su encanto. Si vas, seguro que te gusta.
      Saludos

      Eliminar
  3. Os envidio pues no creo que me pasee por Dubai, también os quiero comentar que hacéis muy bien en viajar tanto ahora que sois jóvenes, poco os queda por conocer?, continuar mientras podáis pues aunque viajar sea mucho más fácil que en un pasado a la vez se complican en todos los aspectos.
    Un abrazo pareja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pili, nosotros desde aquí te animamos a visitar Dubai, te sorprenderá. Todavía nos queda mucho mundo por recorrer y destinos que conocer, el planeta es muy grande.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Ahhhh que precioso como me gustaría ir :-)

    Una maravilla ,un "Sueño" pendiente entre otros muchos mas.

    Besinos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ana, Dubai despierta interés para cualquier viajero, porque te ofrece un montón de posibilidades y la mezcla entre lo moderno y lo tradicional, lo hace aún más atrayente.
      Un beso

      Eliminar