Cahuita, el sabor del Caribe costarricense

31 octubre 2013

 
   Casas de planta baja, con fachadas pintadas en alegres y vivos colores que evocan a África, una cultura afrocaribeña donde Bob Marley está presente impregnando el ambiente, una población mayoritariamente de color que intenta subsistir, una ruta por el Parque Nacional con un bosque tropical húmedo que ofrece al visitante una interesante flora y fauna que discurre paralelo al mar Caribe, un mar Caribe que cuenta con un ecosistema marino y un arrecife de coral impresionante y un paseo final en barca con inmejorables vistas del Parque Nacional y de las playas de arena negra.







INFORMACIÓN PRÁCTICA SOBRE EL PARQUE NACIONAL DE CAHUITA

 
Casa  rodeada de palmeras en Cahuita
    Cahuita está situada en la provincia de Limón, en el Caribe sur de Costa Rica, a 45 km de la capital Puerto Limón, con fama de problemática.
Comunicada por bus público con la capital de Costa Rica, San José. Si se viene desde Tortuguero, la opción más rápida es coger una barca motora que te lleva a Moin en algo más de tres horas, 30 dólares por persona. Una vez en Moín hay dos opciones, la más económica un bus público que te acerca a Limón y luego otro bús más hasta Cahuita. O la más rápida, una furgoneta privada directa a Cahuita, 15 dólares por persona.  
Vistas al mar Caribe en el Parque Nacional
Una buena opción, de no quedarse en Cahuita,  es establecer la base en Puerto Viejo, a sólo 30 minutos en bus, 720 colones por trayecto, que cuenta con mayor infraestructura hotelera que Cahuita y un ambiente nocturno más animado.
También se puede alquilar una bicicleta para recorrer los principales puntos de interés de la costa caribeña, Puerto Viejo, Cahuita y Manzanillo. Es un servicio que ofrecen la mayoría de los hoteles.
A la entrada al Parque Nacional
El Parque Nacional de Cahuita fue creado en 1970 para proteger la importante flora y fauna terrestre, los ecosistemas marinos, así como el impresionante arrecife de coral, uno de los más importantes de Costa Rica.
Para entrar en el Parque Nacional a diferencia de otros Parques Nacionales sólo hay que pagar un donativo. El sendero que discurre paralelo al mar, está en buenas condiciones, con la única dificultad de tener que descalzarse para atravesar las desembocaduras de dos ríos que discurren perpendiculares al sendero.
Desde la entrada del Parque a Punta Cahuita hay una distancia de 3,5 km. Al llegar a Punta Cahuita se puede continuar el sendero hasta finalizar en Puerto Vargas y desde allí tomar un bus público de vuelta.
Una buena alternativa es llegar a Punta Cahuita y regresar en barca, 5 dólares por persona, evitando tener que deshacer el camino a pie.






UN PASEO POR LA CULTURA AFROCARIBEÑA

 
La escuela en Cahuita
   Paseamos por el tranquilo pueblo de Cahuita, de población mayoritariamente de color, intentando conocer la cultura afrocaribeña heredada de sus antepasados, acompañados en todo momento de un intenso calor húmedo, que nos hacía sudar la gota gorda.
En nuestro lento caminar, pasamos junto a la escuela del pueblo, las instalaciones municipales, que se encontraban repletas de gente. Pero lo que más nos sorprendió y también gustó de Cahuita, fueron las cuidadas casas de  planta baja, pintadas en alegres y vivos colores, que nos recordaban a África. Y todo ello ante la curiosa mirada de la población local, que nos observaba con cierto recelo cuando fotografiábamos las viviendas, ante la posibilidad de salir en alguna foto. En general, la población afrocaribeña suele ser menos acogedora con los foráneos que los ticos.

Casa de planta baja en Cahuita


Casa con hamaca para disfrutar del buen tiempo





EN RUTA POR EL PARQUE NACIONAL

 
    Tras pagar un donativo a la entrada, nos dispusimos a visitar el Parque Nacional, el sendero cuenta con el aliciente de que discurre paralelo al mar Caribe, por lo que a cada paso contemplábamos la playa de fina arena negra y el relajante sonido de las olas del Caribe. Mientras caminábamos con parsimonia por el sendero del bosque tropical húmedo agudizábamos los sentidos, en busca de la abundante fauna que puebla el Parque, así escuchamos los primeros sonidos entre los árboles que delataban la presencia de los monos de cara blanca, que nos observaban con cautela y curiosidad, mientras saltaban de rama en rama.

Increíbles vistas al mar Caribe


Mono de cara blanca
 



 
    En nuestro lento caminar nos encontramos con uno de los momentos más emotivos de la visita al Parque Nacional, sobre la rama de un árbol descansaban tiernamente abrazados un mono perezoso y su cría, ajenos a las miradas de los visitantes del Parque.
Para continuar la ruta por el Parque es necesario atravesar la desembocadura de dos ríos, por lo que no queda otra alternativa que descalzarse. En su afluente reposaban varias garzas en busca de peces con los que alimentarse.

Garza en el río


Mono perezoso abrazado a su cría

 


 

   Y así fue como en el pausado andar y a pocos metros del sendero del bosque nos topamos, camuflada entre el espeso follaje con una de las serpientes venosas más habituales de la costa caribeña costarricense, la serpiente amarilla que ya habíamos conocido en Tortugero, pero en esta ocasión ésta era de mucho mayor tamaño, lo cual nos hizo observarla con cierta precaución.

En ruta por el Parque Nacional


Serpiente amarilla camuflada entre el follaje



 
 
 
Punta Cahuita
   Tras más de dos horas observando gran variedad de animales, la rica flora del bosque tropical, atravesando ríos e increíbles paisajes que nos proporcionaba el mar Caribe llegamos hasta Punta Cahuita, donde antes de coger una pequeña barca que nos iba a llevar de regreso a la entrada al Parque, descubrimos una serpiente liana de metro y medio camuflada entre la vegetación y que pasaba desapercibida por su aspecto de rama.

Serpiente liana de metro y medio

 
La serpiente liana





   Regresamos a Cahuita con muy buen sabor de boca tras la buena experiencia vivida en el Parque Nacional, a bordo de una pequeña embarcación, relajándonos y disfrutando de la travesía de quince minutos de duración, observando desde la cubierta de la barca el mar Caribe, las playas con su fina arena negra, la exuberante vegetación tropical del Parque Nacional y el pueblo afrocaribeño de Cahuita.

Regresando a Cahuita en la barca


Vistas del Parque Nacional desde la barca

16 comentarios:

  1. Ese sitio destila tranquilidad, es la sensación que me da al ver las fotos, aparte que se ve con pocos turistas y eso siempre se agradece. Me lo apunto para cuando vaya por allí, no había oído hablar de ese parque. Un saludito :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Caliope !!

      El Parque Nacional de Cahuita merece la pena, el sendero discurre paralelo al Caribe y se pueden ver bastantes animales.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Madre mía qué de bichos!!! Tiene que ser impresionante encontrarse con esas serpientes así en vivo y en directo!!!!
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carmen !!

      Sí que daba cosa ver las serpientes, sobre todo en algún Parque Nacional en el que caminabas en medio de la selva y entre las raíces de los árboles y podías tener la mala fortuna de pisarlas.

      Saludos

      Eliminar
  3. Que miedito encontrarte con esas serpientes venenosas... Eso sí, es naturaleza en estado puro.
    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Helena !!

      Sí que daba a veces un poco de miedo caminar solos por los Parques Nacionales, íbamos en plan aventureros ni guía ni nada, por libre en busca de animales salvajes y de la aventura.

      Un saludo.

      Eliminar
  4. Excelente como siempre.
    Gracias por dejarnos disfrutar a través de vosotros.
    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ana !!
      Agradezco mucho tus palabras.

      Abrazos

      Eliminar
  5. Qué cantidad de viajes, y de lo más variados, estáis haciendo este año. El perezoso me gustaría verlo, pero las serpientes casi que no.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Verónica !!

      La escena de los monos perezosos abrazados en el árbol fue muy tierna. Sí que dan cosa las serpientes...pero no se me escapaban del objetivo de la cámara.

      Saludos.

      Eliminar
  6. Un gran recorrido por el parque, impresionante por la vegetación y por sus reptiles. Gracias por compartirlo.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, cincuentones !!

      Costa Rica es naturaleza en estado puro. Muy recomendable.

      Saludos.

      Eliminar
  7. Un grato recorrido por la costa de Costa Rica. Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Qué buenos recuerdos, aquí ví yo a España ganar la última eurocopa por 4-0 a italia :) :) :) ...en Cahuíta ... qué bueno!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Alfonso.

      Me alegra que el post te haya traído buenos recuerdos de Cahuita y que coincidiese con el triunfo de España en la final de la Eurocopa.

      Saludos.

      Eliminar