Petra, la rosa del desierto

12 agosto 2013


   Hazme igual a la maravilla celosamente guardada por el sol del este, una ciudad rosada tan antigua como el tiempo...John William Burgon escribía este poema sobre Petra en 1845. Olvidada y perdida durante siglos, hasta que en 1812 el jeque Ibrahim ibn Abdallah escuchó una leyenda a unos pastores de Shaubak del sur de Jordania que hablaban sobre una montaña donde murió Aarón, hermano de Moisés y que escondía una misteriosa ciudad. El jeque que en realidad era Jean Louis Burckhardt, un aventurero suizo al servicio de Inglaterra y que tenía como misión secreta estudiar el terreno, cambió de ruta y decidió comprobar la veracidad de la leyenda. Para no levantar sospechas ideó el plan de sacrificar una cabra frente al mausoleo de Aarón... y así fue como Burckhards tras una ardua caminata sobre un sol abrasador redescubrió Petra.










INFORMACIÓN PRÁCTICA SOBRE PETRA


En el Jett Bus camino de Petra
   Para llegar en transporte público a Petra desde Amman , hay dos opciones: el Jett bus que sale de la estación de autobuses de Abdali a las 6 :30 horas de la mañana, llegando a las 10 : 30 horas al centro de visitantes. Aunque se anuncia como un bus de lujo, no deja de ser un autobús de lo más normal, enfocado a los turistas. La otra opción, más económica, son los buses locales, de 9 de la mañana a 4 de la tarde desde la estación de Mujamaa Janobi Station, habitualmente salen cuando se llenan, parando en el pueblo de Wadi Mussa, a 2 km de Petra.
En coche desde Amman se tarda tres horas yendo por la autovía del desierto y cinco horas si vas por el Camino de los Reyes.
Nuestra habitación en el hotel Al Rashid en Wadi Musa,muy recomendable
La mejor opción para hospedarse es el pueblo de Wadi Mussa, con gran variedad de alojamientos y restaurantes para todos los bolsillos. Desde el pueblo de Wadi Mussa hasta Petra se puede ir caminando, al menos a la ida al ser el trayecto cuesta abajo o en taxi, previo regateo, para un trayecto de diez minutos te pueden pedir 5 dinhares...se puede llegar a bajar a 1 o 2 dinhares, pero luego el taxista intentará que contrates alguna excursión con él.
El precio de las entradas para los no jordanos es excesivamente caro, hay tres opciones 1 día 50 dinhares, al cambio más de 50 euros, 2 días 55 dinhares y 3 días 60 dinhares.
Es recomendable visitar Petra a primera hora de la mañana o al atardecer, para evitar el intenso calor.

Vista panorámica de Wadi Musa





PETRA, LA CUNA DE LA CIVILIZACIÓN NABATEA

El siq, a la derecha de la foto
   Los nabateos eran antiguas tribus árabes que procedían de la Península  de Arabia y que se asentaron en el sur de Jordania, hace dos mil doscientos años. Comenzaron a dedicarse al lucrativo negocio de las caravanas, se llegaron a hacer sedentarios y se convirtieron en los dueños de las rutas comerciales de la región, aplicando peajes y protegiendo a las caravanas que llevababan como mercancías incienso y mirra arábico, especies y sedas indias, marfil y pieles de animales africanos.
El lucrativo negocio les permitió establecer un destacado imperio que se extendía hasta Damasco, gobernando casi toda Arabia. A pesar de luchar durante siglos con cruentas guerras y argucias diplomáticas por su independencia y su civilización, terminó siendo anexionado al Imperio Romano en el año 106 d.C.  A pesar de ello, Petra y la civilización nabatea continuaron su esplendor, se llegaron a construir más de ochocientos edificios, auténticas esculturas talladas en la roca, utilizando la técnica del vaciado de la piedra arenisca Hasta que llegó el declive, provocado por el cambio de las rutas comerciales por el transporte en barco y la disminución de la demanda de incienso por la supresión de las religiones paganas y la imposición de la religión cristiana. Así fue como Petra y la cultura nabatea fueron abandonadas gradualmente y perdiéndose completamente después del siglo XIV hasta que en 1812 Buckhards redescubrió Petra.

Vista  panorámica de la entrada a Petra





PETRA, UNA CIUDAD TALLADA EN PIEDRA

Tumba del Obelisco
    Atrás habíamos dejado una noche toledana en Amman, una sorprendente visita en soledad a la Mezquita de la Cúpula Azul a las 5 : 30 de la mañana y un bus a las 6:30 de la mañana en la estación de Abdali en compañía de otros aventureros que tenían como destino la legendaria Petra. Y así fue como tras cuatro horas de viaje llegamos al pueblo de Wadi Musa, tras un pequeño receso en el hotel necesario para recuperarse un poco, pero el hecho de saber que Petra nos estaba esperando podía más en nuestro ánimo que el cansancio acumulado por lo que nos dirigimos andando desde el hotel hasta el centro de visitantes. Tras comprar la entrada en una caseta, iniciamos la visita, nada más pasar el control de seguridad comienza el asedio de los buscavidas que se ofrecen a llevarte hasta el desfiladero en carruajes de caballo, en burro,... cualquier medio es bueno para sacarse unos dinhares, aunque supuestamente un recorrido va incluído en la carísima entrada, pero decidimos no comprobar la veracidad de la información y seguimos andando por el polvoriento camino hasta la Tumba del Obelisco, de marcada influencia egipcia, donde observamos cuatro obeliscos que rematan la parte superior del monumento funerario.
El Triclinium de Bab as-Siq es otro de los monumentos que nos encontramos en la ruta, una cámara con tres bancos que desempeñaban la función en la civilización nabatea de celebrar las fiestas sagradas, todos los años en honor de los muertos.

Triclinium de Bab as-Siq


Paseando por delante de la Tumba del Obelisco






EL SIQ, CAMINO DEL TESORO

El siq
    Nos adentramos en el Siq, una increíble garganta profunda y estrecha de 1.200 metros de longitud y que constituía la antigua entrada principal a Petra. Nada más dar nuestros primeros pasos por el Siq, quedamos absortos ante tal maravilla de la madre naturaleza, acantilados que se levantaban sobre nuestros ojos hasta 80 metros de altura.

Recorriendo el desfiladero

 
Estrechamiento de las paredes del siq




Los acantilados se levantan hasta 80 metros de altura
   Recorrimos con parsimonia  el camino serpenteante, mientras observábamos como las paredes del desfiladero iban cambiando sus tonalidades, desde rojo, negro, ocre, hasta colores más claros y llegando incluso al blanco y en esos momentos no pudimos evitar acordarnos de cómo se habría sentido en 1812 el aventurero suizo Buckhards al descubrir tanta belleza junta.

A lomos de un burro por el siq


Caprichosas formaciones geológicas





Nicho nabateo
     Caminamos por el siq, el desfiladero por donde desagua el valle, agudizamos los sentidos, contemplamos los canales de agua tallados en los acantilados, embalses y misteriosos nichos dedicados a divinidades tallados en la piedra, caprichosas formaciones geológicas y el impresionante cambio de colores de las rocas...y donde logra penetrar la luz y la humedad la vida vegetal nace como un milagro, a pesar de que en algunas paredes del desfiladero la separación apenas llega al metro de anchura.

Tonalidades de las rocas

Vida vegetal en el lugar más inesperado




EN BUSCA DEL TESORO

Primera vista del Tesoro desde el siq
   Continuamos recorriendo el siq, sabemos que al final del desfiladero encontraremos el Tesoro...nuestra emoción aumenta a cada paso, superamos un último recodo y de repente entre las paredes de la garganta empezamos a vislumbrar parte de la fachada del Khazneh, el Tesoro no es un sueño ni un espejismo, es la más hermosa construcción de la civilización nabatea.

El Tesoro se empieza a vislumbar


Llegando al Tesoro

   


   
El Tesoro de Petra
    Caminamos los últimos metros del siq y delante de nuestros ojos aparece en todo su esplendor el Tesoro, imposible de definir con palabras tanta belleza. A pesar de haber visto su imagen repetida infinidad de veces en imágenes de revistas o reportajes audiovisuales, las emociones son tan intensas en este instante que para nosotros es como si fuese la primera vez que contemplábamos el Tesoro.El tiempo parece detenerse y nos quedamos boquiabiertos ante tal maravilla arquitectónica. 
Su fascinante fachada rosa fue tallada en la piedra en el siglo I a.C. para ser la tumba de un rey nabateo, más tarde se cree que fue utilizado como templo. De marcada influencia helenística, con columnas con capiteles corintios, las dimensiones de la fachada son espectaculares, 43 metros de alto y 30 metros de ancho. Llama la atención el contraste entre la belleza de su fachada exterior con la sencillez que encierra su interior.
Cuenta la leyenda, que debe su nombre a las riquezas que se encontraban en el interior de la urna que corona la fachada, de hecho hay quién se tomó en serio la leyenda, se pueden observar con nitidez agujeros de bala en un fallido intento por abrir la urna.

Fachada rosa tallada en piedra en el siglo I a.C.


El Tesoro, obra cumbre de la civilización nabatea





LA CALLE DE LAS FACHADAS, EL TEATRO Y LAS TUMBAS REALES

Tumbas nabateas en la calle de las Fachadas
   Retomamos la ruta por el siq exterior, en nuestra retina aún perduraba la imborrable imagen del Tesoro, caminamos por la calle de las Fachadas, tumbas nabateas excavadas en la piedra, algunas son muy sencillas, pero otras están ricamente esculpidas en la roca. Más adelante, llegamos al Teatro, de clara influencia romana, fue construído por los nabateos en el siglo I d.. C. sobre la dura piedra. Inicialmente tenía una capacidad para 3.000 espectadores, luego con la anexión de Petra al Imperio Romano se amplió hasta 7.000 personas.


Detalle de tumba nabatea tallada en la roca


El Teatro




 
Tumba de la Urna
      Ya en la gran explanada, sin el cobijo de la sombra que nos proporcionaba las paredes del siq y con un calor que por momentos se hacía difícil de soportar, continuamos caminando hacia las Tumbas Reales, morada eterna de reyes y ciudadanos ilustres y donde la erosión ha dejado su  huella  en las fachadas. 
Ascendemos por un empinado sendero para tener una mejor perspectiva de la Tumba de la Urna y de su grandiosa fachada. Es la mayor de las tumbas reales, tallada sobre el año 70 d. C. Posteriormente en el siglo V fue convertida en iglesia bizantina. Destaca también la Tumba del Palacio, su fachada consta de tres niveles ornamentados con pilares y columnas y por su situación es donde más se observa los efectos de la erosión. Aún así conserva su aspecto de palacio, de ahí su nombre. Aún nos quedaba mucho por visitar en Petra, como el Monasterio, pero para ello deberíamos caminar más de dos horas y ascender 800 escalones bajo un sol abrasador...el cansancio y el calor nos hizo desistir de la idea de seguir la ruta. Petra nos dejó una huella imborrable que perdurará para siempre en la memoria de los Grandes Viajes.


Tumbas Reales


Tumba del Palacio

21 comentarios:

  1. Pues si que es caro entrar a visitar Petra!!!! :-O Pero el sitio seguro que lo merece!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carmen.

      La entrada a Petra es cara, pero una vez que entras, se te olvida lo que has pagado. Petra es una maravilla.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hola Victor como bien dices es distinto verlo en fotografías que en vivo ,pero decirte que yo siempre me inmiscuyo en vuestros viajes y los vivo como tal.
    Gracias de nuevo,muy bonito Petra y bien explicado.
    Un besin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, de verdad muchas gracias por tus palabras !!!

      Un besín.

      Eliminar
  3. Sin palabras. Petra es uno de mis sueños viajeros, creo que voy a tardar bastante en hacerlo realidad, pero gracias a este post la conozco un poquito más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Verónica.

      Petra es uno de los destinos viajeros que hay que visitar al menos una vez en la vida. Es impresionante.

      Saludos.

      Eliminar
  4. Que lagar mas ..... sin palabras.
    Desde que lo conocí por Indiana Jones, si por la película jajaja. Me dije que tenia que conocerlo algún día.

    Un abrazo
    http://siemprejuntosporelmundo.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, chicos.

      El Tesoro de Petra fue protagonista de una de las películas de Indiana Jones. Recorriendo el siq te sientes como si fueras un aventurero...

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Fascinante. Recorrer el siq para acabar encontrándose la fachada del tesoro y quedarte sin palabras, uno de los lugares mas increíbles que he visto.

    Saludotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Iciar.

      Como bien dices recorrer el siq y al final del mismo, se va vislumbrando parte de la fachada del Tesoro, te quedas sin palabras ante tal belleza.

      Saludos

      Eliminar
  6. Sé me está resistiendo y eso que desde que era pequeño ya estaba deseando conocerla, espero que pueda visitarla pronto porque por tu post y por las fotos se me hace la boca agua.

    Un abrazo !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carfot.

      Jordania me ha dejado una huella imborrable. Es un destino que merece mucho la pena.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Me encantaron sus monumentos principales pero me quedé maravillada con las distintas tonalidades que coge la piedra en algunos rincones.
    Un lugar donde me gustaría volver algún día.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María Teresa.

      Es realmente bonito ver cómo las tonalidades de las rocas del desfiladero van cambiando desde rojo, negro, ocre, hasta colores más claros y llegando incluso al blanco.

      Un abrazo.

      Eliminar
  8. No es raro que sea una de las maravillas del mundo moderno, será cara la visita, pero por tomar fotos como las vuestras ya merece la pena :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, José Carlos.

      El recuerdo más bonito de los viajes son las fotos que quedan para siempre. Por suerte, nuestra visita a Petra coincidió con la temporada baja en Jordania, no estaba masificada, y también con un poco de paciencia por nuestra parte creo que conseguimos unas bonitas fotos.

      Un saludo.

      Eliminar
  9. Gracias por esta nota!!
    A través de ella he podido revivir mi viaje a Petra. La emoción de ir descubriendo el Tesoro paso a paso luego de maravillarse uno con el recorrido del Siq es algo que transciende las palabras. Petra y Jordania estarán siempre en mi corazón!
    Un abrazo grande.
    Maria Laura
    http://brujulatips.blogspot.com.ar/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María Laura.

      Me alegra que el post te haya traído buenos recuerdos de tu viaje a Petra. Jordania y sus gentes también estarán presentes en mi corazón para siempre.

      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Precioso chicos...
    Jordania es un destino que por una u otra circunstancia se me escapa de las manos. Espero poder contemplar el desfiladero y el Tesoro algún día.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Cool.

      Seguro que más pronto que tarde tendrás la ocasión de visitar la maravilla de Petra. Merece mucho la pena.

      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Solo tengo una palabra: IMPRESIONANTE!!! Hace tiempo que quiero conocer Jordania pero siempre se nos resiste, sobre todo por los elevados precios del avión aunque espero no tardar mucho en visitar esta maravilla!!! ;-)

    ResponderEliminar