Venecia, entre palacios y canales III

06 mayo 2013

PASEANDO POR LOS BARRIOS DE DORSODURO Y CASTELLO Y NAVEGANDO POR EL CANAL GRANDE


    El puente dei Pugni, de los puños, situado en el barrio de Dorsoduro. Unas pisadas de mármol marcadas en el pavimento del puente, recuerdan el lugar de las peleas entre los Nicolotti vecinos de San Nicolo con vestimenta de gorro y bufanda negra y los Castellani, vecinos de Castello con indumentaria de color rojo, al final los contendientes terminaban cayendo al agua debido a que el puente carecía de barandilla. Las autoridades alentaban los enfrentamientos para tener hombres preparados para la batalla. Tal era la concentración que tenían, que un buen día el cercano Monasterio de San Girolamo se vio envuelto en llamas, nadie acudía en su ayuda, uno de los hermanos del Monasterio, cruz en alto, tuvo que parar la contienda para pedir auxilio. Pero, en 1705 se prohibieron definitivamente las peleas, los enfrentamientos habían degenerado y los puños habían dado paso a las navajas.


Plaza en Dorsoduro
     Un nuevo día amanecía en la ciudad de los canales, el cielo azul del que habíamos disfrutado los días anteriores había dado paso a un cielo plomizo de tonos grisáceos y frío. Hoy visitaríamos los barrios de Venecia a los que no se puede llegar a pie, para ello compramos el pase que te permite acceder ilimitadamente al vaporetto durante 12 horas, por un precio de 18 euros por persona.
Nuestra primera visita sería al barrio de Dorsoduro, el sestiere ocupa el espacio de tierra firme mayor de la ciudad y donde se encuentra uno de los lugares más pintorescos de Venecia, el Squero di San Trovaso, uno de los pocos talleres de góndolas que han sobrevivido al paso del tiempo, tres góndolas se encontraban preparadas para ser reparadas en el taller al aire libre. Al ser domingo nos quedamos con las ganas de poder ver los trabajos de reparación.

El Squero di San Trovaso
Góndola surcando las aguas del canal en Dorsoduro






Tienda de máscaras
    Callejeamos admirando las tiendas de máscaras y artesanía que tanto abundan en este barrio, los pequeños canales con las góndolas surcando sus aguas,  los palacios y todo ello con la tranquilidad que proporciona el que sean pocos los turistas que visitan el barrio. Atravesamos el Puente dei Pugni, de los puños, unas curiosas pisadas de mármol recuerdan el lugar de las peleas entre los Nicolotti y los Castellani, en las que al final los contrincantes terminaban en el agua del canal ya que el puente carecía de barandilla en aquella época.
La siguiente parada en el barrio fue el Puente dell' Accademia, situado junto a la Accademia que reune la colección más importante de arte veneciano, se alza este puente de madera con vistas al Canal Grande y a los palacios que se encuentran en sus orillas. Fue construído por Eugenio Miozzi en 1933 y sustituyó a un antiguo puente de hierro del siglo XIX. Es uno de los cuatro puentes que atraviesan el Canal Grande.

Puente de la Accademia

Junto al puente de la Accademia y con vistas al Canal Grande







San Giorgio Maggiore
    Nuevamente cogimos el vaporetto, que nos iba a llevar a la Isla de San Giorgio Maggiore. La isla fue cedida a los monjes benedictinos en el siglo X que fundaron un importante monasterio. Accedimos a la iglesia, entrada gratuíta, obra del arquitecto Andrea Palladio, con su impoluta fachada pintada de color blanco. En su interior destacan dos pinturas de Tintoretto, La última cena y La recogida del maná. Pero por lo que merece la pena visitar la isla es por las vistas que se tiene desde el campanille, 5 euros la entrada. A pesar del intenso frío que pasamos allí arriba, las panorámicas desde lo más alto son maravillosas, la inmensa laguna con el protagonismo de los palacios que se asoman al Gran Canal, el Palazzo Ducal, las cúpulas de influencia árabe de la Basílica que se alzan por encima del bello palacio, la Punta della Dogana di Mare, que visitaríamos posteriormente, las islas colindantes y una curiosa estampa, el claustro del convento benedictino con sus jardines recortados  adoptando curiosas formas laberínticas.

Vista del claustro y los jardines desde el campanille

Al fondo la Punta della Dogana di Mare

Vista de la Piazzetta, el Campanille y el Palacio Ducal visto desde el campanario







El Arsenale
    Tras el buen sabor de boca que nos dejó la visita a la isla, nuestra siguiente parada fue uno de los barrios más tranquilos y tradicionales de Venecia, el Castello y que visitamos casi en solitario. Es el sestiere más grande de la ciudad. Iniciamos la ruta en el Arsenale, el antiguo astillero de Venecia, antaño el mayor astillero del mundo y símbolo del dominio marítimo veneciano. Presidido por dos torres defensivas, sobre una de ellas se alza un bello reloj, la entrada al Arsenale está guardada por dos leones de piedra, que fueron traídos del Pireo.
Callejeamos por el sestiere, donde vimos las imágenes cotidianas del día a día de los venecianos que en algún momento de la visita nos recordaba a las películas del neorrealismo italiano, así sus callejuelas como la Corte Nova con tendales repletos de ropa secando o  como la sede del partido comunista que se encontraba situada junto a un pequeño altar con la imagen de Jesús.
Y así llegamos a la vía Garibaldi, la calle más ancha de Venecia que fue creada por Napoleón a principios del siglo XIX,  siendo necesario para ello soterrar el canal. Cuando la visitamos, domingo, se encontraba poco transitada.

El Arsenale con los dos leones de piedra traídos del Pireo


Callejeando por el Castello





Punta della Dogana di Mare
     De nuevo, cogimos el vaporetto que nos iba a llevar a la Punta della Dogana di Mare, con su característica forma triangular divide el Canal Grande y el Canal della Giudecca. Aquí se halla la antigua aduana del siglo XVII, hoy en día en su interior alberga una importante colección de arte de Francois Pinault. Caminamos hacia el extremo más saliente de la punta, presidido por  la escultura de un niño desnudo que sujeta con su mano una rana, obra de Charles Ray, allí se levanta la torre defensiva de la antigua aduana coronada por dos figuras de atlas que sujetan la esfera dorada con la diosa fortuna.
Otro de los atractivos de la punta de la península es la Iglesia de Santa María della Salute, de estilo barroco con su monumental cúpula. Fue obra de Longenha, para celebrar el fin de la peste en el siglo XVII. Su interior, entrada gratuíta, es más austero en contraste con su exterior recargado. Lo que más nos gustó del templo fueron los panteones del siglo XVII bellamente esculpidos.

Al fondo la Iglesia Santa Maria della Salute


La monumental cúpula de la Iglesia Santa Maria della Salute





La Casa del Oro vista desde el vaporetto
   Y llegó el momento de recorrer el Canal Grande en vaporetto, con sus casi 4 km de largo, para ello cogimos el número 1, que como es habitual se encontraba abarrotado de pasajeros deseosos de tener las mejores vistas sobre el Canal. Desde la cubierta observamos como pudimos los seis sestieres que recorre el vaporetto, los más de doscientos bellos palacios del gótico veneciano construídos a orillas del Canal siglos atrás por las familias nobles y más pudientes de Venecia, como símbolo de poder, las diez iglesias que se alzan con vistas privilegiadas al Canal y el tranquilo devenir de las góndolas surcando las aguas del Canal Grande.

El Palacio Ducal, el Campanille y a la derecha de la foto el Puente de los Suspiros


Los bellos palacios que se levantan a orillas del Canal Grande






El Puente de Rialto de noche
    Ya de noche, no nos podíamos despedir de Venecia, sin recorrer nuevamente en vaporetto el Canal Grande, las hordas de turistas habían dado paso a  la tranquilidad, casi en solitario disfrutamos del Canal Grande, mientras una luz tenue iluminaba los principales palacios, iglesias y el Puente de Rialto...

Más de 200 palacios se levantan a orillas del Canal Grande


Los principales palacios iluminados con una luz tenue



22 comentarios:

  1. Qué ganas de pasear por Venecia y de navegar por sus canales... Me ha resultado curioso ver las góndolas fuera del agua, ahí tan desnudas, reparándose... Como que pierden su glamour jejeje.

    Y las fotos nocturnas preciosas. Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario !!

      La visita al Squero di San Trovaso fue muy interesante, el taller donde reparan de una manera tradicional las góndolas, lástima que al ser domingo no pudiéramos observar los trabajos de reparación.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Cada vez tengo más claro que tengo que volver, sólo pude pasar un día y me centré en conocer los alrededores de la Plaza de San Marcos pero veo que en cada rincón encuentras algo nuevo.

    Un abrazo !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carfot !!

      Venecia es una ciudad que me sorprendió. Merece ser visitada con tranquilidad, callejear por su entramado de laberínticas callejuelas, observar el devenir de las góndolas por los canales...

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Que buenas fotos pareja!!
    Venecia la conocimos de paso hacia nuestro camino a Croacia en el 2008, pasamos 3 noches y nos encanto perdernos en ella. Sin dudarlo habrá que volver.

    Un abrazo desde Las Palmas.

    http://siemprejuntosporelmundo.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, chicos !!

      Está claro hay que regresar a Venecia, una ciudad bellísima.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Con esta tercera entrega ya has terminado de rematarnos... ¡¡QUEREMOS IR A VENECIA!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, chicos !!

      Está claro, hay que visitar Venecia !!

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Que bonita es la ciudad de Venecia, a mi me encantada; nosotros estuvimos alojados en una casita particular y el viaje fue genial.

    Saludos. Cati.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cati y Alfredo, gracias por vuestro comentario !!

      Venecia me sorprendió, las expectativas eran altas, pero no me podía imaginar tanta belleza, los palacios, los canales, ...todo !!

      Saludos

      Eliminar
  6. Tenías ganas de visitar Venecia y ahora puedo decir que me ha gustado más de lo que pensaba. Su peculiar trazado de calles, canales y palacios es algo único. La ausencia de coches, es un factor pero que muy positivo y que le añade encanto a la ciudad. Y sobre todo, perderte por cualquier rincón de la ciudad y disfrutar de lo que ves, porque hay mucho que ver y que hacer.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ali, Venecia es una ciudad preciosa, el entramado de calles, los canales secundarios y el Canal Grande, los palacios góticos venecianos y cómo no la ausencia de coches, todo ello dan un carácter único a esta ciudad tan hermosa.

      Un beso.

      Eliminar
  7. A mi no me dio tiempo a conocer esta parte de Venecia. Lo tengo pendiente para la próxima vez junto con otras tantas cosas... Lo que si que me gustaría hacer es recorrer el canal por la noche. La verdad que tiene que ser increible!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tocayo, el paseo por el Canal Grande de noche es muy recomendable, la luz tenue con la que están iluminados los principales palacios y la menor presencia de turistas en la embarcación dan un toque muy especial al recorrido nocturno en vaporetto.

      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Leyendo tus relatos y contemplando tus fotos nos entran unos grandes deseos de volver a Venecia.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, cincuentones.

      Hay que regresar a Venecia !!

      Saludos.

      Eliminar
  9. Maravilloso embabajador de Venecia..Te invito a visitar mi blog de viajes y fotografías.Un saludo.Helen.
    http://lafragu.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  10. preciosa entrada de una de las ciudades mas bellas del planeta
    queria comunicarte que hemos cambiado la pagina a www.volandovoyviajes.es. mucho mas moderna y funcional
    espero pases a ver que te parece y te rogariamos cambies el enlace que tienes por el nuevo
    gracias
    abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Bleid !!

      Enhorabuena por el nuevo dominio, cambio ahora el enlace y me paso por el blog ya.

      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Victor me ha encantado volver a Venecia a travès de tu blog! Un placer leerte. Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  12. Tiene que ser precioso recorrer el gran canal por la noche, a nosotros no nos dio tiempo hacerlo ni de día ni de noche así que es una de las cosas que me quedó pendiente. Qué curiosa la historia de las peleas, menos mal que pusieron barandilla, jejejeje. Un abrazo!!! ;-)

    ResponderEliminar