Praga, una joya en el corazón de Europa V

25 enero 2013

PASEANDO POR LA CIUDAD VIEJA DE PRAGA


    Hace muchos años un maestro relojero de nombre Hanus se presentó ante las autoridades locales ofreciéndose a construir un reloj monumental y que haría de Praga una ciudad única, al ser el más hermoso de Europa. Las autoridades aceptaron la propuesta y Hanus se puso manos a la obra y por fin después de años de trabajo, llegó el momento de inaugurar el reloj. La multitud quedó perpleja ante tal belleza. Pero, días después alguién sorprendió a Hanus en su taller dibujando con entusiasmo, se corrió la voz y las autoridades locales se mostraron recelosas ante la posibilidad de que hubise sido tentado por un país extranjero para construir un reloj que superase en belleza al de la torre del Ayuntamiento. La tragedia no tardó en llegar, una noche tres hombres entraron en el estudio de Hanus, le pillaron por sorpresa y le quemaron los ojos con un hierro candente. Nadie sabía quién había cometido tal crueldad hasta que por fin alguién se enteró de la verdad y se lo fue a contar al viejo Hanus. Hanus acompañado de su inseparable aprendiz se acercó hasta la torre del reloj, destrozó su mecanismo y en ese mismo momento Hanus se desvaneció, muriendo en el acto.Una madición se extendió por Praga, el que intentara arreglar el reloj caería loco o moriría en el intento. Leyenda o no, lo cierto es que el reloj de la torre del Ayuntamiento de la Ciudad Vieja estuvo muchos años estropeado...


La puerta monumental que une las dos torres da acceso al Puente Carlos
    El Puente Carlos es uno de los emblemas de Praga, une el barrio de Malá Strana con la Ciudad Vieja. En 1347 Carlos IV confió al conocido arquitecto Petr Parler su construcción finalizándose las obras en 1400, fue conocido como el puente de piedra y sustituyó al antiguo puente Judith, de madera, construído por Wenceslao que llevaba el nombre de su esposa y que habia sido arrasado por las inundaciones de 1342. Hubo que esperar hasta el siglo XIX cuando tomó el nombre de puente Carlos en homenaje al rey de Bohemia y emperador del Sacro Imperio, que había convertido la ciudad en una auténtica joya con la construcción de bellas obras arquitectónicas que aún perduran.
Dijimos adiós a Malá Strana atravesando la puerta monumental que une las dos torres asimétricas, la de menor altura, románica es de la época del puente Judith y la de mayor altura, gótica, es posterior de 1464 y tomó como modelo la torre de la Ciudad Vieja, pero más austera en su decoración. Paseamos por el puente peatonal, recorriendo sus más de 500 metros de longitud, acompañados de hordas de turistas, artesanos, pintores y músicos al aire libre con las vistas del río Moldava, dejando atrás la cúpula verde de la Iglesia de San Nicolás y la imponente Catedral como testigos de nuestro caminar.

El Puente Carlos lleno de pequeños puestos de artesanía y souvenirs
Paseando por el Puente Carlos, al fondo la Torre de la Ciudad Vieja


El puente Carlos está bordeado de figuras religiosas
    Continuamos nuestro paseo por el puente, contemplando alguna de las treinta esculturas barrocas de personajes religiosos que descansan sobre la estructura gótica del puente y que fueron colocadas a partir de 1657, aunque lo que se contempla en la actualidad son réplicas de los originales que se conservan en el Museo Nacional. La imagen más venerada es la de San Juan Juan Nepomuceno, fue la primera estatua que se colocó en el puente y máximo exponente del catolicismo frente a la contrarreforma. Y así llegamos al tramo final del puente,  presidido por  la bella torre de la Ciudad Vieja, de 47 metros de altura está considerada una de las obras góticas más logradas del Viejo Continente. Fue construída por Petr Parler y ha sobrevivido a todo tipo de contratiempos, en especial a la invasión sueca de 1648 donde la batalla principal acontenció sobre el puente. Sobre la puerta descansan tres esculturas emblemáticas en la historia de Praga, San Vito en el centro, Carlos IV a la izquierda y a la derecha San Wenceslao. El día de la coronación, era la majestuosa puerta triunfal que atravesaban los reyes y su séquito en el camino real  que finalizaba en la Catedral.

Músicos locales tocando en el Puente Carlos




    Y así nos adentramos en la Ciudad Vieja, en su trazado de callejuelas flanqueadas por sus majestuosos edificios que guardan historias de la burguesía local. Caminamos hasta una de sus calles más emblemáticas y con más historia, la calle Karlova, numerosos edificios barrocos jalonan la calle albergando tiendas donde se vende el conocido cristal de Bohemia, cafés, restaurantes, museos y hoteles. Alguna de sus fachadas está bellamente decoradas con símbolos y estatuas y protegidas por la Unesco como la del número 3, el edificio  u zlaté studny del siglo XVI, con seis esculturas de santos de Bohemia en sus paredes.
En nuestro paseo llegamos a una de las plazas más hermosas de la Ciudad Vieja, Malé Namesti, la Plaza Pequeña rodeada de fachadas barrocas, aunque las casas son mucho más antiguas. Algunas de ellas constan de símbolos que identificaban a las casas antes de que existiera el sistema de numeración, tal como habíamos visto anteriormente en la calle Nerudova en Malá Strana. En el centro de la plaza destaca un pozo del siglo XVI bellamente ornamentado en estilo renacentista y rematado por un león dorado, emblema de Bohemia.

En la calle Karlova, el edificio  u zlaté studny del siglo XVI
Malé Namesti, la Plaza Pequeña con el pozo ornamentado en estilo renacentista



El Reloj Astronómico de la torre del Ayuntamiento
    La Plaza de la Ciudad Vieja, donde palpita el corazón de la ciudad, antiguo mercado medieval y  testigo de tantos acontecimientos en la historia de Praga, muchos de ellos trístemente célebres como el acontecido el 21 de junio de 1621 cuando veintisiete hombres que se rebelaron contra el emperador Matías fueron ejecutados en la plaza, aún hoy son recordados con veintisiete cruces blancas dibujadas sobre el pavimento. 
La primera visión que se tiene de la plaza es la del Reloj Astronómico de la torre del Ayuntamiento, fabricado en el siglo XV en el taller de Mikulas de Kadan y perfeccionado por el maestro relojero Jan Hanus. A las horas en punto, las campanadas se acompañan de un baile de unos autómatas, que representan a la muerte y a los doce apóstoles ante la atenta mirada de turistas y curiosos que no se pierden detalle del mágico espectáculo, a pesar del intenso frío. 

La Iglesia de Nuestra Señora de Tyn a la izquierda la torre del Ayuntamiento con el Reloj Astronómico
 


    Nos adentramos en la bella Plaza donde sobresale una imagen de postal, la silueta de las torres góticas de la Iglesia de Nuestra Señora de Tyn con sus ochenta metros de altura que emerge por detrás de los edificios de la plaza. Aunque a simple vista parece que son dos torres simétricas, la de la derecha es más robusta. La construcción del templo comenzó en 1360 bajo el reinado de Carlos IV y la dirección del arquitecto francés Mathieu d'Arras. A principios del siglo XV finalizaron las obras con la colocación de las dos torres. Su interior es un compendio de estilos, gótico, barroco y renacentista. Callejeamos por las calles adyacentes a la Iglesia en busca de nuevos rincones por descubrir.

La silueta inconfundible de las torres góticas de la Iglesia de Nuestra Señora de Tyn

La bella Plaza de la Ciudad Vieja




    Retomamos la visita a la amplia plaza, admirando la belleza de los edificios de la antigua burguesía de Praga que la rodean, en su mayoría de estilo neoclásico y barroco en colores pastel. Cada fachada de los edificios de la plaza es una joya en sí misma. En la fachada sur de la plaza algunas de las casas  están decoradas con dibujos que terminaron por dar curiosos nombres a las casas, así en el número 15 la Casa del Unicornio Dorado, antigua farmacia en 1703. En el número 16, la más conocida la Casa Storch, los frescos que adornan la fachada fueron pintados por Mikulas Ales, entre ellos se representa a Wenceslao a caballo. A su derecha la Casa del Cordero de Piedra, en su fachada la imagen de un cordero con un solo cuerno. A finales del siglo XVIII la antigua farmacia del número 15, del Unicornio Dorado se trasladó a este edificio.

La Casa Storch en la Plaza de la Ciudad Vieja, la fachada está decorada con frescos

Bella ornamentación en la fachada

Frescos en la  Casa dum u minuty



















Iglesia de San Nicolás
      Completa el conjunto arquitectónico de la Plaza el monumento a Jan Hus, considerado el precursor del reformismo protestante, fue quemado en la hoguera por hereje. Cada 6 de julio es recordado por la población local. El conjunto escultórico situado en el centro de la plaza, fue diseñado por Ladislav Saloun e inaugurado el 6 de julio de 1915 en conmemoración de los 500 años de su muerte.
Finalizamos la visita en la hermosa Iglesia de San Nicolás, en 1945 el templo quedó visible en la Plaza al destruir el ejército alemán el ala norte del Ayuntamiento. Fue construída en estilo barroco por Kilian Dientzenhofer entre 1732 y 1737 y pertenece actualmente a la iglesia husita.
Mientras escuchábamos el baile de los autómatas en el Reloj Astronómico, nos despedimos de la Plaza de la Ciudad Vieja, de la calle Karlova, de la Plaza Pequeña...del corazón de Praga.
Ya de noche acabamos el día de la mejor manera posible en una de las cervecerías próximas a nuestro alojamiento en el barrio de Vysehrad, Pod Slavinem, que habíamos reservado con Travel Republic.

Brindando por los buenos momentos en Praga

41 comentarios:

  1. Cuando paseas por Praga tienes la sensación de estar en un cuento de hadas. Suerte que vosotros no fuisteis en verano, porque en agosto casi no se puede pasear por el puente Carlos :/

    Un saludo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Isabel,

      Gracias por tu comentario y por pasarte por El mundo a tus pies.

      La gran ventaja de viajar a Praga en invierno es que te evitas la masificación de turistas. El puente Carlos es uno de los lugares más concurridos de la ciudad.

      Saludos.

      Eliminar
  2. Desde luego, aunque sea repetitivo, Praga es un cuento y vuestras fotos es una confirmación de eso.
    Merece la pena pasar frío, verdad? es una maravilla de ciudad.
    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cool,

      Praga es una ciudad preciosa, el clima es muy duro, pero como bien dices merece la pena pasar frío.

      Un beso.

      Eliminar
  3. El puente de Carlos cuando lo vi por primera vez me quedé tan impresionada, que belleza y que ambiente hay en él.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pilar,

      El paseo por el puente Carlos se hace muy agradable, los curiosos puestos, las esculturas religiosas y las vistas a Malá Strana, a la Ciudad Antigua y al río Moldava.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Qué interesante la leyenda del reloj!
    Sin duda una ciudad mágica con muchas historias, lo de las cruces pintadas en el suelo de la plaza de la ciudad vieja, me ha impresionado.
    Gracias por el paseo Victor!
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Iciar, Praga es una ciudad que guarda muchas historias e increíbles leyendas...

      Saludos

      Eliminar
  5. Dan ganas de repetir la visita a esta hermosa ciudad y vuestra manera de brindar el fin del dia, me encanta!!
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, chicos !!

      Siempre es buen momento para regresar a Praga.

      Saludos.

      Eliminar
  6. lo dicho, entre varios me estais convenciendo sobre Praga ^_^
    no pensé que fuera tan bonita!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verónica, ya te veo haciendo las maletas camino de Praga.

      Saludos.

      Eliminar
  7. Por lo que veo siempre acabais el dia igual, jejeje. Menuda historia la del reloj, pobre hombre, espero que solo sea una leyenda!!!! Un abrazo para los dos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Babyboom ya nos tienes fichados, jeje...
      Praga es una ciudad de leyendas, como la del maestro relojero Hanus.

      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Mi mejor recuerdo del Puente de Carlos es de un paseo que dimos a las 7 de la mañana por la ciudad. Lo recomiendo para poder disfrutarlo en soledad. Sólo encontramos a un japonés, jajajaj.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María Teresa, sin duda la mejor hora para pasear por el Puente Carlos es al amanecer, pero la rasca que debe hacer en invierno debe ser de aupa !!

      Un abrazo.

      Eliminar
  9. que ganas tengo ya de ir a Praga, me parece una ciudad encantadora y tus fotos lo delatan.... Me encanta tb la forma de acabar el día.... Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fran, no te lo pienses mucho, Praga merece mucho la pena, a pesar de la masificación de turistas y la dureza del clima en invierno.

      Saludos.

      Eliminar
  10. Impresionante Praga, no me canso de decirlo. Es de esos destinos que siempre tienes en mente, a ver cuando puedo ir. Un broche perfecto para terminar el día :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Artabria, Praga es una de las ciudades más hermosas de Europa. Estoy seguro que pronto la conocerás.

      Saludos.

      Eliminar
  11. Ese puente es uno de mis favoritos, qué encanto tiene y qué maravila es pasear por él. Precioso recortido el de hoy, tengo que vover a Praga, fui hace demasiados años. La cervecita final que no falte, jeje. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caliope, Praga es una de las ciudades que siempre apetece regresar para visitarla con calma, sin prisas...

      Un abrazo.

      Eliminar
  12. La plaza vieja, el puente, las callejuelas que nos íbamos encontrando... Me lo acabas de rocordar todo ahora mismo! Es preciosa toda esa parte de la ciudad...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tocayo, la Ciudad Vieja de Praga es una preciosidad !!

      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Muy curiosa la leyenda del reloj!!
    Muy bonitas fotos Victor...como siempre.
    Un besin!
    Ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, muchas gracias por tu comentario y por pasarte por el blog !!

      Un besín

      Eliminar
  14. Que bonito, que recuerdos y que bien lo cuentas. La verdad es que pasear por esas calles sin tanta aglomeración de gente es una maravilla. Yo, pese a lo mio, disfruté muchísimo con la visita. Es una ciudad, sin duda para repetir.

    Un saludo Victor, y espero que todo siga bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María, muchas gracias por tus palabras.

      Me alegra que el post te traiga buenos recuerdos de tu visita a Praga.

      Saludos.

      Eliminar
  15. Staromeska Namesti... creo que es la plaza más bonita que he visto en mi vida...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sergio, la Plaza de la Ciudad Vieja es sin duda una de las más hermosas de Europa.

      Saludos.

      Eliminar
  16. Precioso reportaje. Con tu post he sentido la necesidad de visitar esta ciudad, a ver si puede ser pronto.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por vuestras palabras. Praga os va a encantar, es una ciudad mágica.

      Saludos.

      Eliminar
  17. Jajajaja, llevo toda la mañana leyendo los blogs de viajes que más me gustan y veo que muchos de vosotros habéis visitado Praga últimamente. Va a ser que ya me toca a mí....
    Gracias por la info y un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María Ángeles, gracias por tu comentario y por pasarte por El mundo a tus pies.

      Pues igual ya tienes que ir preparando las maletas, rumbo a Praga...seguro que te va a gustar.

      Saludos.

      Eliminar
  18. ¡Impresionante la ciudad vieja! Me ha encantado.
    Y menuda cantidad de historietas y leyendas tiene Praga...
    A ver si algún día, puedo poner yo los pies en ella.
    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Helena, Praga es una ciudad de increíbles leyendas...

      La Ciudad Vieja de Praga es una preciosidad, te encantará.

      Saludos.

      Eliminar
  19. Pasear por el puente Carlos al caer la tarde y por la ciudad vieja con la luz del atardecer y sin aglomeraciones, es una experiencia única y muy recomendable, aunque después haya que entrar en calor tomándose unas cervecitas en un bar,jajaja...

    Un beso

    ResponderEliminar
  20. Qué bonito es Praga, no se cansa uno de Praga.
    Una maravilla.
    Saludos viajeros
    El LoBo BoBo

    ResponderEliminar
  21. Hola!, ... genial entrada!; ... además he de decirte que has mejorado (o eso me parece) mucho tus fotos!, ... éste último artículo de Praga tiene una gran calidad!! ... demasiada para ponerme los dientes largos!

    ResponderEliminar
  22. Buenísimo post y grandes fotos!!! Cuidadito con el reloj, mientras que la gente mira hacia arriba hay bandas organizadas amigas de lo "ajeno"... Me ha gustado mucho la entrada!! Enhorabuena

    ResponderEliminar
  23. Hola:

    Hace un mes visité durante dos días Praga y para mi fue como una experiencia mística: no he visto ciudad más hermosa, aunque debo decir que sólo he visitado Barcelona y París.

    Como "souvenir" me llevé una piedrecita de río, que cogí de una obra a pocos metros de donde nació Kafka y una bandera checa cosida (no estampada), con la que me fotografié delante del monumento a Jan Hus y del ayuntamiento viejo.

    Es una ciudad hermosa y de cara al turista no es ni cara ni insegura.

    Casi cada día miro con gran nostalgia las cámaras web de Praga.

    Saludos: D.

    ResponderEliminar