Saboreando Indonesia VI

23 octubre 2012

VISITA A TAMAN AYUN, ARROZALES DE PACUNG, ULUN DANUN BRATAN Y CASCADAS DE GITGIT EN BALI



     Bali, donde la religión ocupa un lugar muy destacado en la vida cotidiana, un 90% de la población es de culto hinduísta balinés, que combina el hinduísmo y el animismo. La colonización hinduísta se remonta a los siglos V y VI, con la llegada a Indonesia de mercaderes y sacerdotes brahmanes en barcos procedentes de la India. Durante el reinado del príncipe Airlangga se extendió en la isla de Bali la filosofía hinduísta en la vida diaria y en la religión. Posteriormente, con la caída de Java en manos del Islam, la familia real de Java y parte de la población que quería seguir manteniendo el credo hinduísta huyeron a Bali, entre ellos el sacerdote brahmán Nirartha el cual fue el artífice de la introducción en la isla de Bali del rito hinduísta javanés.


    En Ubud nos encontramos con la tesitura de que la oferta de transporte público era muy pobre, se reducía a coche con conductor o a bemo, pequeña furgoneta de transporte compartido muy popula entre la población local. A diferencia de lo que vivimos en Yogyakarta, en Ubud no existen líneas de autobuses que te trasladen hasta las principales atracciones, además los precios de los coches con conductor se duplicaban con respecto a Java. Aún así, conseguimos un coche con conductor por un buen precio 300.000 rupias, que nos haría una ruta  por la isla desde las 10 de la mañana hasta las 6 de la tarde o éso es lo que pensábamos...

Foso con flores de loto delimitan el acceso al Templo
    Nuestra primera parada fue en Pura Taman Ayun, situado en Mengwi, un pueblo situado a 18 km al norte de Denpasar y que en el siglo XVIII fue la capital del reino independiente de Mengwi. Por lo que también es conocido como el templo de la realeza Mengwi. Diversos estudios sitúan la fecha de su construcción entre finales del siglo XVII y principios del siglo XVIII. Previo pago de 15.000 rupias accedimos a los jardines del templo por la candi bentar o puerta partida. Un muro y un foso con flores de loto impiden el acceso al recinto sagrado, por lo que paseamos por los pasillos laterales que rodean al templo,  mientras admirábamos los bellos y espectaculares merus de diferentes alturas, que tienen la característica forma de pagoda china y que eran los primeros que veiámos y por ello nos atrían más. Construídos en madera y paja oscura, su nombre meru viene en honor al monte sagrado del mismo nombre. El número de niveles de los merus es siempre impar, cuanto mayor altura más importante es la divinidad de la montaña sagrada a la que está dedicada. Los más importantes y de mayor altura, once niveles, están dedicados a las montañas sagradas Anung y Batur. Los merus no descansan directamente sobre el suelo si no sobre pilotes y están coronados en lo más alto por una pequeña estructura metálica.

Pura Taman Ayun

Barong, animal mitológico para ahuyentar los malos espíritus

Merus de diferentes alturas en Pura Taman Ayun



Tostando artesanalmente el café balinés
    Camino de los arrozales de Pacung nos detuvimos en una Plantación de Café, Tegal Sari, teníamos serias dudas sobre lo que nos íbamos a encontrar, si sería una turistada...pero todo lo contrario, la visita fue muy interesante, merece la pena hacer un alto en el camino y además es gratuíta. Se accede primero a una zona boscosa donde te encuentras con numerosas plantas con frutos tropicales, algunos de un tamaño gigante. Luego, vimos el proceso de elaboración artesanal del café balinés. Para pasar posteriormente a la degustación gratuíta de seis variedades de café y chocolate. La visita finaliza en una pequeña tienda donde puedes comprar a buen precio diferentes productos que tienen como materia prima el café, puedes mirar con tranquilidad porque en ningún momento te sientes presionado para que hagas una compra. A la salida, en el aparcamiento nos llamó la atención un warung, restaurante de comida local, en la que estaba izada la bandera nacional de España y es que en Indonesia se sigue muy de cerca los éxitos de nuestra selección de fútbol.

Planta de café
Planta de cacao











Degustando las variedades de café y chocolate





    Y así llegamos a los arrozales de Pacung, los segundos más visitados de la isla después de los de Tegallalang. El mejor lugar para su disfrute y observación es el restaurante panorámico que cuenta con una terraza con vistas excepcionales de los arrozales. Los arrozales están dispuestos en bancales y salpicados con palmeras que hacen si cabe más bello el conjunto.
Aunque la mayoría de los visitantes se quedan a comer en el restaurante, nosotros decidimos continuar la ruta para ver el máximo posible, lo cual no sentó nada bien a nuestro taxista Nyoman, que contaba con que nos echásemos al menos una hora para la comida...pero eso lo íbamos a descubrir más adelante.

Arrozales de Pacung dispuestos en bancales

Detalle de los arrozales de Pacung

Con vistas a los arrozales desde la terraza




Pura Ulun Danun Bratan
     Nuestra siguiente parada fue uno de los iconos de Bali,  Pura Ulun Danun Bratan, el Templo flotante, el precio de la entrada es de 30.000 rupias. Fundado en 1633 por orden del rey Gusti Agung Putu y situado en un paraje natural increíble a orillas del lago Bratan y con las montañas al fondo, aunque el mal tiempo reinante en el momento de la visita impedía disfrutarlo en todo su esplendor y le restaba belleza.. Sobre una pequeña isla descansan dos hermosas capillas, el principal con un meru de once niveles escalonados y el más pequeño con un meru de tres niveles. El templo está consagrado a Dewi Danu, la diosa de las aguas.
Tierra adentro se halla el recinto religioso, una bella puerta dorada y tallada con motivos florales delimita e impide el acceso al templo, formado por un meru de siete niveles y con los característicos tronos vacíos.
Finalizada la visita al pura, le dijimos a nuestro conductor que queríamos ir a las Cascadas de Gitgit que se encontraban a pocos kilómetros, pero éste insitía en volver a Ubud, a pesar de que todavía quedaban tres horas y media para las 6 de la tarde, diciéndonos que quedaban muy lejos y que no era lo acordado...nos mantuvimos firmes y en el camino hacia las cascadas todo fueron malas caras y comentarios irónicos, en fin...

Dos capillas con dos merus de once y tres niveles descansan sobre una pequeña isla

Detalle puerta de entrada al recinto religioso



Templo con meru de siete niveles y los tronos vacíos

















Camino de las Cascadas de Gitgit
     Una carretera de montaña trazada a golpe de continuas curvas con el Lago Bratan,como escenario de fondo, conduce a las Cascadas de Gitgit, según nos íbamos acercando el tiempo iba mejorando, hasta encontrarnos con un cielo azul y despejado al bajarnos del coche. Desde la taquilla, precio de la entrada 5.000 rupias, hay que caminar 400 metros por un sendero escalonado con continuas subidas y bajadas y repleto de puestos de souvenirs y de artesanía local  que cubren el camino hasta llegar a la puerta partida y al fondo en un asombroso paraje, se vislumbran las hermosas Cascadas Gitgit, naturaleza en estado puro, con cuarenta metros de caída y donde te puedes dar un relajante baño.
A la vuelta la actitud del conductor fue más relajada, pensando que contaríamos con sus servicios para el día siguiente y cómo le habíamos comentado al principio del día que nos gustaría ver cómo vive la población local, se quedó con la copla y nos llevó a un pequeño río a las afueras de un pueblo donde los locales, hombres y mujeres se aseaban por separado pero sin pudor, desnudos, en contraste con las férreas constumbres de su vecina Java, musulmana. A la mañana siguiente buscaríamos otra opción diferente para movernos, el bemo.

Puerta partida o candi bentar al fondo las Cascadas de Gitgit

Las Cascadas de Gitgit, naturaleza en estado puro


28 comentarios:

  1. Pues muy chulas las visitas de este día también. Me están dando ganas de visitar la zona ya...
    Lástima que el conductor os saliera rana pero por lo menos, aunque a regañadientes, os llevó a todos los sitios y no os dejó tirados en medio de la nada, ¿no?
    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Helena,

      Gracias por tu comentario.

      Sí el conductor nos salió un poco / mucho rana, pero bueno a la vuelta de la cascada de Gitgit estaba más relajado y tranquilo, pero ya era tarde para continuar el día siguiente con él.

      Saludos.

      Eliminar
  2. La puerta partida con la cascada de fondo es muy chula! ¿Y al final comisteis por la zona?

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anna,

      Gracias por tu comentario.

      El paraje donde se encontraba la cascada de Gitgit nos encantó.
      Comimos en Ubud. Lo que hacíamos siempre era desayunar fuerte para aprovechar al máximo las visitas y no perder tiempo en las comidas.

      Saludos.

      Eliminar
  3. Qué bonita es Indonesia!! Con cada relato y con tus fotos, me entran cada vez más ganas de ir!!
    Vaya con el conductor!! Si es que no se dan cuenta de que el cliente es el que tiene la sartén por el mango?? ayy! Hicistéis bien en no seguir con él al día siguiente después de tantas pegas durante el día.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carmen,

      Gracias por tu comentario.

      Carmen te animo a que conozcas Indonesia, seguro que te va a gustar.

      Hay que llevar siempre bien atado las condiciones con el conductor, pero aún así a veces surgen problemas que te pueden estropear el viaje.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Qué maravilla de fotos! otra a la que le están entrando muuuuchas ganas de pillar un vuelo para allá. Mira que es raro que te salga un conductor apañado! menos mal que no se fue, hubiese sido el colmo. Un saludito ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Caliope,

      Gracias por tu comentario.

      Lo del conductor son "problemillas" que surgen en los viajes, pero siempre hay que quedarse con los momentos buenos.

      Saludos.

      Eliminar
  5. Otro post precioso de Indonesia. Las fotos magníficas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, cincuentones !!

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Qué bonita la cascada!! La verdad es que tuvisteis un viaje precioso y la degustación de chocolate tiene que estar genial, jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Artabria,

      Gracias por tu comentario.

      La degustación de café y chocolate nos gustó mucho, estaba muy, muy rica. Mereció la pena la parada en la plantación de café.

      Saludos.

      Eliminar
  7. Unas fotos y texto fantásticos. Dan ganas ir allá. Tomo nota y pongo el destino en cola, aunque con tus fotos y narración ha adelantado varios destinos. El viaje a Indonesia va avanzando poco a poco.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Antonio,

      Gracias por tu comentario.

      Indonesia es un destino que es sencillo de organizar y de viajar de una forma independiente, sin agobios y que cuenta con muchos alicientes.

      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Precioso todo, me ha encantado el Templo Pura Ulun Danun Bratan, sabía de su existencia pero creo que en persona tiene que ser más impresionante todavía. Qué curioso lo del café, no sabía que por allí también era típico!!! Un abrazo. ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Babyboom,

      Gracias por tu comentario.

      El templo Ulun Bratan es precioso en un entorno natural increíble. Lástima que el tiempo no nos acompañara en su visita.

      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Victor pasa por mi blog que tienes un regalito, espero que te guste ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Caliope,

      Ya me he pasado por el blog. Muchas gracias por el detalle !!

      Saludos.

      Eliminar
  10. Hola pareja!! Hemos estado bastantes días fuera pero ya me he puesto al corriente de todo lo que has ido contando sobre Indonesia. Bali me parece fascinante; me encantan los paisajes rurales y estos arrozales los tengo metidos en la cabeza desde hace muuuuchos años. ¿Qué estaré esperando yo para ir a Bali? ¿No crees? Oye, y la degustación de chocolates, ¿qué tal? (el café lo dejo para mi marido, jeje)

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María Teresa,

      Gracias por tu comentario.

      Ya te digo yo María Teresa, qué estarás esperando para perderte por esos increíbles paisajes de arrozales...El chocolate y el café rico, rico...

      Un beso.

      Eliminar
  11. Indonesia siempre me ha parecido muy atractivo ,es uno de mis destinos pendiente en el sudeste asiático.Gracias por el entretenido articulo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola,

      Gracias por tu comentario y bienvenido a El mundo a tus pies !!

      Saludos.

      Eliminar
  12. Tu viaje por Bali me ha traído recuerdos inolvidables.
    Te he dejado un Premio Liebster en Paella & Chips, mi bitácora de viajes.
    Tienes un blog fantástico, Víctor. ¡Enhorabuena!
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola,

      Muchas gracias por tu comentario, tus palabras y por acordarte de mi con el premio Liebster. Son los detalles que me animan a seguir adelante con el blog.

      Saludos.

      Eliminar
  13. Joder con los taxistas... Me ponen de los nervios esas situaciones y de muy mala hostia. Esas tonterías pueden estropearte el día... Allí no se lleva lo de alquilar motos??? porque quizás hasta merezca la pena y disfrutarlo a tu aire... En fin.. que estás cosas nos pasan solo a los que viajamos. Gajes del oficio...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola tocayo !!

      La verdad que el taxista estuvo cerca de estropearnos el día, pero nos mantuvimos firmes y al final resultó bien el día.
      Las motos son las reinas en Bali, pero daba un poco de cosa viendo como conducen en la isla, aunque eso sí mucho mejor que en Java donde la forma de conducir era suicida total.

      Un abrazo.

      Eliminar