lunes, 24 de septiembre de 2012

Saboreando Indonesia II

EL TEMPLO DE BOROBUDUR


    Milenarias estatuas de Buda, bellas estupas que asemejan campanas y que en su interior nos sorprenden con bellas esculturas de Buda, hermosos relieves tallados en piedra que narran la vida de Buda, ...la cosmología budista del Universo, el mundo de los deseos,  de las formas y de las no formas, el camino a la iluminación,  para así alcanzar el ansiado Nirvana,  eso es el Templo de Borobudur, el mayor templo budista del mundo. Construído entre el año 750 y 850 por la dinastía Sailendra, olvidado durante siglos y redescubierto en el siglo XIX, es hoy en día lugar de peregrinaje budista y una de las visitas obligadas de la isla de Java.


Campos de arroz en Java
     Para llegar al Templo de Borobudur teníamos dos opciones, nuestra preferida, ir en transporte público, pero sabiendo que desde Malioboro street tendríamos que coger tres buses con las consiguientes esperas o negociar un coche con conductor que nos acercase y nos llevase luego de vuelta. Con la idea inicial de ir en transporte público a pesar de la incomodidad y pérdida de tiempo que podría suponer, íbamos ya camino de la parada de autobuses cuando se ofrecieron a llevarnos en coche y  previo regateo, conseguimos que nos lo dejaran en  200.000 rupias, lo que hizo decantarnos por esta opción. A pesar de estar situado el templo sólo a 42 km de distancia desde Jogyakarta tardamos más de una hora en llegar debido a la intensidad del tráfico, pero el recorrido no se nos hizo pesado, desde la ventanilla del vehículo observamos paisajes y cultivos tropicales, y los primeros campos de arroz, sólo un pequeño anticipo de lo que veríamos los próximos días en Bali.
Al llegar a la entrada, nos dirigimos a la taquilla para extranjeros, las tarifas en el Templo de Borobudur son las siguientes, la entrada normal 180.000 rupias y si dispones de carnet de estudiante 94.000 rupias y como siempre con derecho a agua, café y té.


Mural budista a la entrada al Templo

En Candi Borobudur, con el Templo al fondo

Templo de Borobudur
     El Templo de Borobudur, Patrimonio de la Humanidad desde el año 1991, es una gran estupa con forma piramidal formada con grandes bloques de piedra construído sobre una colina natural y rodeado de un paraje natural espectacular, fértiles valles y colinas. Si se observa a vista de pájaro tiene forma de mandala budista, la representación esquemática del cosmos. El templo de Borobudur simboliza el camino a la iluminación.  Según la cosmología budista el Universo se divide en tres zonas principales hasta alcanzar el Nirvana. La primera zona llamada Kamadhatu es el mundo habitado por la gente común. En el Templo de Borobudur esta plataforma está oculta a la vista al haber sido cubierta por un cimiento de apoyo, consta de 160 relieves con imágenes del deseo humano. La zona segunda llamada Rapadhatu, que se corresponde con los niveles segundo al sexto del templo, es la esfera de la transición en la que los humanos son liberados de los asuntos mundanos. Y la tercera zona llamada Arupadhatu, que se corresponde con los niveles séptimo al noveno de Borobudur es  la esfera más alta, la morada de los dioses.


Imágenes de Buda

Las imágenes de Buda están perfectamente esculpidas




Paneles tallados en piedra
      Iniciamos la visita al Templo de Borobudur y para ello, antes tienes que vestirte con el sarong que te proporcionan antes de entrar, una vez provistos de la indumentaria adecuada  comenzamos la visita siguiendo la tradición budista de ir recorriendo todos y cada una de las diferentes galerías, al igual que lo hacen los peregrinos buditas. Así nos adentramos en Rapadhatu, el mundo de las formas de la cosmología budista, los niveles segundo al sexto del templo. Para acceder de una planta a otra hay que ascender por unas empinadas escaleras. Mientras caminábamos por los diferentes niveles que tienen forma cuadrada, nos íbamos parando cada poco para admirar con tranquilidad los paneles con bellos relieves tallados en piedra, que narran escenas de la vida de Buda, se han contabilizado hasta 1460 paneles, así como las esculturas de Buda, que alcanzar un número de 328, todas ellas se hallan resguardadas en nichos. Las figuras de Buda están  meticulosamente esculpidas, aunque muchas de ellas se encuentran mutiladas o erosionadas por el ineludible paso del tiempo.


Los paneles narran escenas de la vida de Buda

Esculturas de Buda resguardadas en nichos



    
Buda descubierto con la Gran Estupa al fondo
     Continuamos ascendiendo por los diferentes niveles, el camino a la iluminación. Y así llegamos a las tres últimas plantas del templo, a la morada de los dioses, Arupadhautu. Es el mundo de las no formas, por lo que estos tres últimos niveles del templo,  que tienen forma circular son menos ornamentados, se prescinde de los relieves tallados de las plantas inferiores, pero su ausencia es sustituída por  72 pequeñas estupas con forma de campana y decoradas con formas geométricas, romboides en los planos inferiores y cúbicas en los superiores, muchas de ellas albergan en su interior la imagen de Buda. El templo está coronado en lo más alto por una gran estupa, que simboliza el anhelado Nirvana, de casi 10 metros de diametro, aunque vacía en su interior a diferencia de las demás estupas. En éstas tres últimas plantas sorprenden dos estupas, que se hayan desprovistas de la parte superior, descubriendo la belleza que se oculta dentro, la imagen de Buda.

Buda desprovisto de la parte superior de la estupa


Estupas con forma de campana





Vistas desde el puente en el río de Jogyakarta
     Al regresar a Yogyakarta, teníamos muchas ganas desde el primer día de acercarnos hasta los márgenes del río y ver de cerca el devenir diario de la población local, así que no nos lo pensamos mucho y hacia allí nos dirigimos. Caminamos por la calle Sosrokusuman, una de las avenidas perpendiculares a Malioboro street, para luego continuar por Mataran street, en la que numerosas tiendas con los oficios más variopintos jalonan esta calle hasta llegar a uno de los puentes que atraviesan el cauce del río. Desde el puente observamos como a ambos lados de los márgenes del río se levanta una hilera de casas bajas de una o dos plantas.


Becak camino del río

Tienda de costura en Mataran street




La sorpresa de los niños ante nuestra presencia
    Decidimos bajar las escaleras que conducen a ellas, para ser testigos de las escenas cotidianas. A pesar de la sorpresa, fuimos bien recibidos, la sonrisa tímida de los niños, los adultos que hacen parte de su vida fuera de sus casas poco acondicionadas,   nos miraban con curiosidad ante nuestra presencia poco habitual en esa parte de la ciudad nada turística. Nos llamó la atención la diferencia que se veía entre las casas, unas pocas bien cuidadas, que contrastaban con el resto de las viviendas. Después de la grata experiencia vivida, regresamos al hotel para relajarnos en la piscina,  mañana nos esperaba un día duro, el largo viaje camino del Volcán de Bromo, pero eso ya es otra historia... y menuda historia !!!

Callejeando por las casas situadas en la  ribera del río

La sonrisa tímida de los niños

36 comentarios:

  1. Hola! Este día tuvísteis de todo, templos impresionantes y vida cotidiana, una mezcla interesante para conocer mejor el destino. El templo es espectaculat, precioso y el modo de vida, tan diferente al nuestro siempre es llamativo. Preciosas fotos. Un saludito y gracias por compartir ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Caliope,

      Gracias por tu comentario.

      Fue un día muy completo, la visita al templo de Borubudur y al atardecer paseo por la ribera del río, viendo el devenir diario de la población local.

      Saludos.

      Saludos.

      Eliminar
  2. Me ha gustado ver un poco de la vida de Yogyakarta. Borobudur por supuesto también pero había visto las imágenes en otras ocasiones, así que me han sorprendido más las de la ciudad! Creo que siempre es interesante ir un poco más allá de los atractivos turísticos para conocer la forma de vida de sus alrededores. Y más en estos países donde parece no ser peligroso para el turista.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anna,

      Gracias por tu comentario.

      Lo que intentamos en todos los viajes es mezclarnos con la población local, para conocer cómo viven, sus costumbres,...es lo mejor de los viajes.

      Saludos.

      Eliminar
  3. El templo, como siempre, impresioante. Tuvo que estar bien ver de cerca como viven las familias de allí y, por supuesto, relajarse en la piscina del hotel, jeje. Qué intriga con la historia de volcán!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Artabria,

      Gracias por tu comentario.

      Al día siguiente nos esperaba un duro día y qué mejor forma de relajarnos que en la piscina del hotel, mientras escuchábamos la llamada a la oración desde las mezquitas cercanas.

      Saludos.

      Eliminar
  4. Menuda maravilla!!!! Le tengo muchísimas ganas al templo de Borobudur y a Indonesia en general y tus posts me están abriendo el apetito ;)

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Madaboutravel,

      Gracias por tu comentario.

      El templo de Borobudur, lugar de peregrinación de los budistas, nos encantó, las imágenes de Buda, las estupas con forma de campana, las imágenes talladas en piedra...todo !!

      Saludos.

      Eliminar
  5. Estoy en vilnius y son la 1:15 de la mañana... No acostumbro a leer mucho por el móvil y mucho menos dejar un comentario a través de este incómodo teclado, pero leyéndote me acabas de trasladar hasta allí y aún estando ahora mismo de viaje me apetecería dejar esto y dirigirme allí ahora mismo... Precioso el lugar al que desde hace mucho tiempo le tengo muchas ganas.... Espero no tardar mucho en ir....

    Un abrazo pareja!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola tocayo !!

      Tú eres de los míos, a las tantas de la mañana despierto por ahí...

      Victor, espero que pronto os animéis a conocer Indonesia, merece mucho la pena.

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Increíble, el templo me ha recordado al de Ayuthaya en Tailandia, es precioso!!! Lo de tardar un montón en hacer pocos kilómetros también me suena de algo, no entiendo como tienen tan mal organizado allí el tráfico, jejejeje. Me han encantado las fotos. Un abrazo. ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola babyboom,

      Gracias por tu comentario.

      La conducción en Java era caótica, con adelantamientos poco menos que suicidas, pero el tráfico en Asia por lo general es así...

      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Cada vez me llama más la atención Indonesia, gracias a relatos como éste. El templo de Borobudur tiene que ser una pasada, pero seguro que adentrarte en esa zona poco turística a ver el día a día de los nativos no se tiene que quedar corto. ¡Precioso!
    Un saludo chicos ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Helena,

      Gracias por tu comentario.

      Los mejores recuerdos que guardo de los viajes son cuando visitamos zonas que se alejan de las rutas turíticas y el contacto con la población local.

      Saludos.

      Eliminar
  8. Que interesante....unas fotos muy bonitas, ahora espero el relato del Volcan como agua de mayo..Victor..tengo unas ganas!
    Un besín pa los dos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ana,

      Gracias por tu comentario y tus palabras.

      Este martes, el relato del Volcán de Bromo, toda una experiencia...

      Un besín.

      Eliminar
  9. Una pasada de templo, me encanta!! Indonesia entera me atrae muchísimo si que guardaremos tus consejos como oro en paño!! Gracias por compartir. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fran,

      Gracias por tu comentario.

      Los templos en Java eran impresionantes, ése fue el motivo de nuestra parada en la isla, además claro del Volcán de Bromo.

      Saludos.

      Eliminar
  10. Vaya Víctor, me has trasladado a uno de los monumentos que me más me ha impresionado en la vida. El relato está genial y creo que Ali y tú lo vivistéis con la emoción con que lo hicimos Rebe y yo.

    Indonesia por muchas razones está entre mis países preferidos. Una de ellas, sin duda, es Borobudur. Y pensar que se conservó gracias a la ceniza de un volcán...

    Un abrazo muy muy fuerte. Estamos deseando veros!

    Sele

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sele,

      Gracias por tu comentario.

      La visita al templo de Borubudur la vivimos con mucha intensidad, recorriendo todas las plantas, mientras admirábamos los paneles con los relieves tallados en la piedra y las imágenes de Buda que sobresalían de las dos estupas quebradas.

      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Unos templos preciosos. Estas fotos de la gente con sus quehaceres cotidianos reflejan muy bien la vida tranquila y llena de paz.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cincuentones,

      Gracias por vuestro comentario.

      En la visita a las casas situadas a ambos márgenes del río en Yogyakarta fuimos muy bien recibidos, pero eso sí con sorpresa.

      Saludos.

      Eliminar
  12. Wow wow wow ... suuuuper! ... el encaje de las piedras y esas esculturas en armonía son una auténtica obra de arte!
    QUé envídia, un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alfonso,

      Gracias por tu comentario.

      El templo de Borubudur, Patrimonio de la Humanidad, es una maravilla, además de estar situado en un paraje muy bello, rodeado de valles y colinas.

      Saludos.

      Eliminar
  13. Si la anterior entrada era impresionante, en esta comentando Borobudur no te digo nada. Anotados tus consejos, con estos relatos y los de Toni por el Mundo, me vais a hacer de ir antes de lo esperado xDDD

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola José Carlos,

      Gracias por tu comentario.

      Me alegra que los posts te sean útiles para el futuro viaje a Indonesia.

      Saludos.

      Eliminar
  14. Un lugar al que tenemos que ir sí o sí. Los templos parecen impresionantes y realmente así lo comentáis todos los que habéis estado.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María Teresa,

      Gracias por tu comentario.

      El templo de Borubudur es una de las visitas imprescindibles en Java y en toda Indonesia, es un lugar mágico.

      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Una de las grandes maravillas de Java
    La verdad que Borobudur es algo que no se puede explicar, hay que verlo
    abrazos y geniales fotos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Bleid,

      Gracias por tu comentario.

      Las fotos no reflejan la grandiosidad del templo de Borubudur, como bien dices, hay que verlo en persona.

      Un abrazo.

      Eliminar
  16. La verdad es que es un sitio para planificar un viaje ya. Asi que lo tendré en cuenta... gracias por contarlo todo tan clarito. Apetece un montón.
    saludos viajeros desde www.yoadoroviajar.blogspot.com

    trini.

    ResponderEliminar
  17. Hola Trini,

    Gracias por tu comentario.

    Indonesia es un buen destino en el Sudeste Asiático, además durante los meses de verano no le afecta el monzón.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Preciosos, preciosos, preciosos templos indonesios. Más cerca estoy de preparar el viaje, pues tu relato y fotos animan muchísimo a ello.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  19. Hola Antonio,

    Gracias por tu comentario.

    Mejor definición de los templos imposible, preciosos !!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Hermoso el lugar, muy interesante, quiero ir!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fernanda,

      Gracias por tu comentario.

      El templo de Borobudur es un lugar increíble, mágico !!

      Saludos.

      Eliminar