Vietnam, un paisaje de leyenda entre templos milenarios

18 septiembre 2019


Nuestro viaje a Vietnam, nos ha dejado imágenes inolvidables, sus paisajes fascinantes de rocas kársticas emergiendo entre los bellos arrozales de Tam Coc, o entre las aguas del río Rojo en Trang An, mientras navegas en una barca explorando las cuevas que se han ido formando a lo largo de los siglos, una experiencia mágica que vuelves a vivir al visitar la conocida bahía de Halong, un laberíntico paisaje marítimo que se sucede entre islotes, rocas, cuevas y pequeñas calas. Y del protagonismo del agua, ha nacido el Teatro de Marionetas de Agua, representado antaño en los arrozales, ríos y lagos, hoy día se ha convertido en un interesante espectáculo ambientado con música tradicional vietnamita, un remanso de paz y tranquilidad, en pleno corazón del bullicioso y ruidoso Barrio Antiguo de Hanoi.

khai dinh vietnam


Nuestra aventura en Vietnam, comienza en el centro del país en Hoi An, ligada a su importante pasado comercial, que atrajo a comerciantes chinos y japoneses que se instalaron en la ciudad y dejaron su huella, visible hoy en día en su casco antiguo que se mantiene intacto, sus casas históricas, sus templos, sus casas de reunión y hasta el puente japonés, emblema de la ciudad, denotan esa influencia. Al atardecer, la ciudad se viste de gala y cientos de farolillos iluminan las calles, mientras el río cobra su importancia y se llena de embarcaciones mientras linternas en forma de flor de loto flotan en el agua.

puente japones vietnam
templo quang dong hoi an
mercado nocturno hoi an
mercado nocturno hoi an



Cerca de Hoi An, se encuentra el Santuario de My Son, Patrimonio de la Humanidad. Dañado por los bombardeos americanos, la parte central se conserva en buen estado, un paseo  divide la ciudadela en varios sectores, en los que se agrupan edificios y templos, alguna de las torres se están restaurando y otras muestran su tallas y figuras esculpidas en la piedra representando deidades, animales o motivos vegetales.

my son vietnam
my son vietnam
my son vietnam
my son vietnam



Hue, antigua ciudad imperial alberga el Palacio, a orillas del río Perfume, con cierto parecido a los que visitamos en Seúl, la capital de Corea, en su interior aglutina en su recinto una fortaleza con palacios, residencias de los mandarines, teatro, biblioteca, jardines de roca que nos recordaron a los jardines de Yuyuan en Shanghai y los mausoleos. Muy cerca del Palacio se encuentra el Mercado Dong Ba, una explosión de colores se concentra en los puestos de fruta situados a la entrada, exhibiendo sus exquisitas frutas tropicales de formas y colores imposibles.
Las tumbas imperiales de la dinastía Nguyen, más alejadas del centro histórico, muestran el esplendor vivido. Visitamos las tres tumbas más importantes, Minh Mag, Khai Dinh y Tu Duc, muy diferentes entre sí, ubicadas en bellos parajes, entre estanques y puentes, incluso la tumba de Tu Duc encierra un bello lago, situadas siempre en diferentes niveles, comunicados por escaleras, decoradas con lujo, siguiendo el modelo del Palacio Imperial, salvo la de Khai Dinh, que sigue influencias francesas y denota un aire más europeo.

palacio imperial hue
tumba minh mang
tumba Khai Dinh
rio perfume



Un tren nocturno, toda una experiencia, nos llevaría hasta el norte de Vietnam, nuestro destino era Tam Coc, un pequeño pueblo situado a orillas del delta del río Rojo. Un paseo por un paisaje rural, entre campos de arroz nos conduce a la Pagoda de Bich Dong, un conjunto de tres pagodas colgadas de la montaña. Un poco más alejado se encuentra Trang An, la denominada Bahía de Halong de interior, un entretenido paseo de tres horas en una barca nos llevaría a explorar este paisaje armónico creado por el río y las formaciones karsticas que forman cuevas en su interior, que a veces obligaban a agacharse al adentrarse en ellas.
Cerca se encuentra Chua Bai Ding, un coche eléctrico te traslada hasta la entrada del mayor complejo budista de Vietnam, un pasillo porticado jalonado de figuras de monjes te conduce hacia la pagoda de doce niveles y el Buda Feliz, situado en el punto más alto del recinto. En el camino varios senderos te conducen a pabellones o templos que puedes visitar, como el de los tres períodos.

Pagoda de Bich Dong
trang an
trang an vietnam
chua bai ding






Nuestro siguiente destino sería Hanoi, su Barrio Antiguo, palpitante, bullicioso y muy ruidoso, concentra la mayor actividad de la ciudad, sus calles que antes se distribuían por gremios de comerciantes, hoy día, aún conservan algunas como la calle del papel votivo, sus coloridos puestos ofrecen farolillos, máscaras, guirnaldas y todo tipo de objetos para ceremonias. Su mercado Dong Xuan, es un edificio de tres plantas con muchos puestos de textil, artesanía, especias... pero el auténtico mercado se encuentra en las calles que lo rodean, sus laberínticas callejuelas esconden algún templo. Un respiro al ajetreado Barrio Antiguo se halla en el Lago Hoan Kiem, recomendable visitarlo de noche por su iluminación,  en el norte del lago el templo Den Ngoc Son es un continuo ir y venir de gente por su emblemático puente de madera rojo. Muy cerca se encuentra el Teatro de Marionetas de Agua, un espectáculo ligado a la cultura tradicional vietnamita, cuya temática siempre está relacionada con el mundo rural.

barrio antiguo hanoi
barrio antiguo hanoi
templo Den Ngoc Son
teatro marionetas agua hanoi



Un paseo por el centro de Hanoi nos llevaría hasta el templo de la Literatura, pasando antes por la estrecha calle donde se ubican las vías del tren y con cierta frecuencia pasa el tren, encajonado entre los edificios de esta callejuela.
El templo de la Literatura, es el templo más antiguo de Hanoi dedicado a Confucio y que llegó a albergar un centro de estudio superior de mandarines, en uno de los patios se conservan las estelas sobre tortugas con los nombres de los alumnos que consiguieron superar las pruebas.
Si tu estancia en Hanoi, coincide con el fin de semana, puedes visitar el Mercado Nocturno que se celebra a partir de las siete en el Barrio Antiguo, muy animado, aunque llega a ser agobiante por la aglomeración de personas, cientos de puestos se despliegan, desde comida local a ropa, souvenirs, puestos de farolillos,...

calle del tren hanoi
templo literatura hanoi
mercado nocturno hanoi



Desde Hanoi nos iríamos hasta la Bahía de Halong, Patrimonio de la Humanidad. Una vez en el puerto embarcaríamos en un crucero para disfrutar de un paseo por el laberíntico paisaje de la Bahía, entre islotes de rocas kársticas emergiendo del mar, creando un paisaje idílico. Durante el trayecto se realizan varias paradas, una de ellas para visitar la cueva Hang Sung Sot, conocida por su roca con forma fálica, símbolo de fertilidad, también tendríamos ocasión de realizar un pequeño paseo en bote de bambú por la bahía y la última parada sería en la isla de Titop, su mirador al final de los cuatrocientos escalones que ascienden hasta la cumbre, ofrece las mejores panorámicas de la bahía.

bahia halong
bahia halong
isla titop vietnam


3 comentarios:

  1. Genial, como siempre. Me leeré la entrada con calma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, Berbem.
      Espero que te guste y te sea de utilidad el post.
      Un saludo

      Eliminar
    2. Me la leí con calma y esta muy bien. Seguro me sirve cuando sea que pueda irme a Vietnam.

      Eliminar