Wadi Rum, aventura en el desierto

18 junio 2013


 
   Inmensos macizos de granito moldeados con formas caprichosas durante milenios por la fuerza de la madre naturaleza que se funden con la arena rosada en un entorno de  bellos parajes naturales que se transforman según la luz y la hora del día, beduinos que se resisten a perder sus tradiciones, caravanas de camellos errantes, historias de Lawrence de Arabia, el espectáculo de colores al atardecer y al caer la noche, la más  profunda oscuridad  de un cielo plagado de miles de estrellas en el más absoluto de los silencios roto en algún momento de la noche por algún sonido inquietante...todo ello nos estaba esperando en una nueva aventura viajera, el desierto de Wadi Rum en Jordania.






PREPARANDO LA VISITA A WADI RUM



Camellos en el árido desierto
  Había llegado  uno de los momentos más esperados del viaje a Jordania, la visita al desierto de Wadi Rum. Aunque ya conocíamos otros desiertos como el del sur de Tunez, conocido como la puerta del Sahara que va de Douz a Kser Ghilane, en esta ocasión iba a ser diferente, no veríamos grandes dunas, pero sí formaciones montañosas en medio de un valle desértico y lo mejor de todo pasaríamos la noche en un campamento beduino bajo miles de estrellas...
Nos encontrábamos en Wadi Musa, el pueblo situado a pocos metros de la legendaria Petra, para llegar a Wadi Rum habíamos barajado dos opciones, un bus local que salía por las mañanas, cuando se llenaba, con la incertidumbre del horario o la propuesta que nos hizo un taxista nada más llegar, 30 DJ, al cambio algo más de treinta euros, sabíamos que el precio habitual eran 35 DJ, así que al final nos decantamos por esa opción y más teniendo en cuenta que aprovechando el cansancio del viaje hasta Wadi Musa, nos había pedido una señal y se la habíamos dado.
Llegando a Wadi Rum, peligro, camellos !!!
Para los que llegáis a la capital, Amman y queréis ir directamente al sur de Jordania sin utilizar vehículo propio, tenéis la opción de coger un avión a Aqaba que tarda 55 minutos y desde ahí un taxi a Wadi Rum, 1 hora de trayecto, que os cobrará 20 DJ. O bien un bus de una conocida compañía jordana que sale de la estación de Abdali en Amman y tarda 4 horas y 15 minutos en llegar a Aqaba. Precio : 8,80 DJ.
Sabíamos que el tiempo que se tarda en llegar de Wadi Musa a Wadi Rum es de poco más de hora y media, cuando quedamos con el taxista que habíamos contratado el día anterior, nos dijo que nos iba a llevar un compañero suyo, la sorpresa vino después cuando al preguntarle cuánto se tardaba en llegar a nuestro destino, nos dijo que 4 o 5 horas, la intención  que tenía era hacernos un tour de tiendas por Jordania, lo llevaba claro con nosotros...
Así fue como tras hora y media llegamos al Centro de Visitantes, que en realidad eran unas casetas en medio de la nada, donde tuvimos que pagar 5 DJ por persona para acceder a Wadi Rum, sin que ni siquiera nos dieran un recibo.
Habíamos contratado por internet la estancia en el campamento, que incluía un recorrido de 3 horas en 4x4 por el desierto, la cena, noche en el campamento y el desayuno, por 40 DJ por persona. No es necesario contratarlo previamente, ya que a lo largo de la estancia en Jordania te ofrecerán varios campamentos por ese precio o por menos, 35 DJ y si no, en el Centro de Visitantes puedes elegir lo que quieras, a tu medida.

El pueblo de Wadi Rum







EMPIEZA LA AVENTURA EN 4X4

 
En el 4x4 comienza la aventura !!
    Y así fue como nos embarcamos en una aventura por el desierto en la parte trasera de un 4x4 en la que la amortiguación brillaba por su ausencia, conducido por Mahdi, nuestro conductor de origen bereber, que derrochaba simpatía y al que picábamos por sus simpatías hacia el Madrid, del que incluso tenía un banderín del equipo blanco y es que en Jordania la rivalidad entre el Madrid y el Barcelona se vive con mucha pasión.
Mientras, entre salto y salto, contemplábamos desde el 4x4 el color rosado del desierto jordano y las formaciones montañosas que iban transformándose según  la luz del día.
Nuestra primera parada fue en un antiguo templo nabateo dedicado a la diosa Allat y es que este antiguo pueblo por lo que vivimos no sólo se estableció en Petra, si no que también se encuentran restos arqueológicos en Wadi Rum. Aunque lo cierto es que sin desmerecer los restos del antiguo templo, en aquellos momentos con la marchosa música bereber que salía del 4x4 lo que más nos apetecía era ponernos a cantar y a bailar...

Restos del templo nabateo dedicado a la diosa Allat


A cantar y a bailar...


 


Formaciones montañosas en Wadi Rum
     El desierto de Wadi Rum es conocido también por el nombre del Valle de la Luna y desde el año 2011 ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Continuamos la ruta, parando en los lugares más significativos, nuevamente con los nabateos como protagonistas, después de trepar por las rocas, pudimos observar sus inscripciones sobre las mismas, representando imágenes de animales, humanos y caravanas de camellos. Aprovechamos la parada para charlar y tomar un té con el dueño de un pequeño puesto de artesanía local que se encontraban situado a pocos metros del lugar visitado. En las paradas también hubo momentos para la diversión, así pudimos comprobar la fuerza del eco que se produce en las formaciones rocosas del desierto, palabras como "siesta" retumbaron en todo Wadi Rum.

Charla y té con los amigos bereberes

Wadi Rum es conocido también como el Valle de la Luna






Puente de Um Frouth
    Una de las imágenes más fotografiadas del desierto de Wadi Rum es el puente de Um Frouth, uno de  los caprichos de la naturaleza, un arco natural labrado sobre la roca que se ha ido formando a lo largo de los años. El acceso a lo más alto no es complicado, eso sí hay que subir con cuidado no vaya a ser que un mal paso nos estropee la aventura.

La formación rocosa con el arco natural labrado sobre la roca


Pastoreo en Wadi Rum






Duna roja apilada sobre la montaña
   Otro de los puntos de interés de Wadi Rum son las dunas de arena roja apiladas sobre la montaña. A pesar de la pendiente, del calor y del esfuerzo físico que conlleva no dudamos ni un solo momento en ascender hasta lo más alto de la duna. Las vistas de Wadi Rum desde lo más alto de la duna merece la pena el esfuerzo para llegar a la cima.

Vista de Wadi Rum sobre la duna de arena rosada


El desierto de Wadi Rum ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad en el año 2011






 
Vista del cañón de Khazali
    La última parada en el recorrido en 4x4 fue el Cañón de Khazali, caminamos por el profundo y estrecho desfiladero en el interior del cañón, sus paredes verticales se prolongan hasta gran altura con colores anaranjados y con formas esculpidas por la erosión del viento. Nos llamó la atención la vida vegetal que florece en el interior del cañón gracias a  las filtraciones de agua que emanan a través de las hendiduras de las rocas.




Estrecho desfiladero en el interior del cañón

Flora a la entrada del cañón de Khazali







ATARDECER Y NOCHE EN EL CAMPAMENTO BAJO UN MANTO DE ESTRELLAS


Nuestra habitacón
  Tras la grata experiencia en el 4x4 llegamos al campamento, situado al abrigo de una montaña. Las habitaciones están dispuestas en hilera a modo de haimas, en el exterior se encuentran los baños y las duchas y en una haima de mayor tamaño se sirven las comidas. El personal beduino que trabaja en el campamento tiene sus propias habitaciones también a modo de haimas.

Vista del campamento




    Uno de los momentos más especiales que se pueden experimentar en el desierto es el atardecer, sentados sobre una roca presenciamos un espectáculo de colores, en el que el sol radiante se escondía rápidamente entre las montañas, dejando en penumbra el desierto y para dar paso después a una noche de miles de estrellas.

Atardecer en Wadi Rum

El sol radiante se escondía rápidamente entre las montañas




 
 
Música en el campamento
   Y así fue como llegó la noche, departimos cena, charla y té con los beduínos del campamento, con la hospitalidad que caracteriza al pueblo bereber, mientras escuchábamos sus cánticos y bailes ancestrales. Pudimos ver cómo se cocina en el desierto, uno de los platos de la cena había sido cocinado bajo tierra, y nos mostraron el proceso para sacarlo de allí y llevarlo a la mesa, bajo las exclamaciones de los chinos y coreanos que se alojaban en el campamento. A las diez de la noche se hizo la oscuridad total en el campamento, iluminado sólo por la luna y por un manto de estrellas y rodeados de un paraje montañoso en medio del desierto, que nunca olvidaremos...En nuestra haima mientras intentábamos conciliar el sueño rondaba en nuestra cabeza las historias de Lawrence de Arabia, cabalgando por el árido desierto de Wadi Rum. Y de madrugada oímos el inquietante sonido de un animal, amplificado por el silencio del desierto y por el eco que producen las montañas, su sonido nos hizo estremecer...

Momento para la charla y el té

Noche en el campamento bajo un manto de estrellas...


24 comentarios:

  1. ¡Qué chulada!
    Pensaba que lo de cantar y bailar era una broma, pero veo que no... jajaja
    No veas que envidia.
    ¿Es segura la zona (como para ir dos mujeres solas)?
    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Helena.

      La verdad que con la música marchosa que salía del 4x4 lo que más nos apetecía en esos momentos era cantar y bailar...jejeje

      Jordania es un país completamente seguro, eso sí hay que intentar evitar los meses de verano por el fuerte calor. Cuando llegamos a Aqaba estábamos por encima de los 40'.

      Saludos.

      Eliminar
  2. ¡Qué pasada de desierto! ¡Sin palabras! En julio volvemos a Marruecos y vamos a hacer una excursión de esas a Zagora. Seguro que no es tan chula como ésta, pero igualmente tenemos muchas ganas ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, chicos !!

      Las excursiones al desierto siempre son muy chulas y divertidas. Seguro que lo váis a pasar genial.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Que maravilla de desierto !! La experiencia en el 4x4, el contacto directo con las gentes de allí y la acampada en el campamento tienen que ser inolvidables.Se ve en vuestras caras que lo disfrutasteis a tope.Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Pury.

      La aventura en el desierto fue toda una experiencia, el 4x4, el atardecer y sobre todo la noche en el desierto sobre un manto de estrellas...

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Qué maravilla el desierto! Seguro que esa imagen del atardecer la vais a guardar mucho tiempo en la memoria!! Yo, pra el viaje en 4x4 me tendría que tomar una caja entera de Biodramina XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verónica, el atardecer en el desierto fue muy bonito, aunque ya habíamos vivido la misma experiencia en el sur de Tunez.
      No sabes los botes que daba el 4x4, quedaba uno un poco tocado...

      Saludos

      Eliminar
  5. El atardecer en el desierto de Wadi Rum impone, verdad? Nosotros llegamos en el bus y el conductor nos enseñó árabe! En el desierto me lo pasé genial es una experiencia auténtica :)
    Pero bueno, vaya suerte teneis con los taxistas!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Iciar.

      La visita al desierto es toda una experiencia, muy recomendable.
      Estamos cruzados con los taxistas, qué se le va a hacer...

      Saludos.

      Eliminar
  6. Qué pasada! esta semana santa santa estuve a punto de ir, pero al final se impuso Egipto. De todos modos Jordania sigue estando de los primeros en mis prioridades, así que me viene genial tu relato. Las fotos preciosas, toda una experiencia dormir en el desierto oyendo esos sonidos, jeje, espero que las jaimas fuesen seguras. Un saludito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Caliope.

      Me encantan los países árabes, es mi debilidad. Tengo la espina clavada de no haber podido visitar Siria en su momento, un sello israelí en mi pasaporte me lo impidió.
      Vaya momento que vivimos de noche con el sonido del animal, encima nuestra haima era la primera del desierto...

      Saludos

      Eliminar
  7. Que bonito todo!!
    Ese atardecer en el desierto. Con las gentes de alli.
    Una pasada!!
    Que suertaza :-)
    Un besin.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ana !!

      Fue una experiencia muy bonita, el 4x4, conocer a los beduínos, el atardecer, la noche con miles de estrelllas...

      Un besín.

      Eliminar
  8. Impresionante todo, me ha encantado vuestra habitación, siempre he pensado que dormir en el desierto era tumbarte en una manta y listo o por lo menos eso era lo que hacían en India cuando estuvimos en Jaisalmer. Bueno saber que allí se pueden encontrar las excursiones más baratas, hace poco estuvimos mirando Jordania para ir pero al final nos decantamos por otro viaje aunque está en nuestros planes próximos así que tomo buena nota. Un abrazo!!! ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Babyboom.

      La habitación estaba chula, el inconveniente era que a las 10 de la noche te quedabas sin luz en todo el campamento, incluída la haima, menos mal que fuimos previsores y llevamos un par de linternas.

      Jordania es un país que me encantó, sus gentes son muy hospitalarias y acogedoras.

      Un abrazo.

      Eliminar
  9. vaya envidia, jeje
    Me alegro mucho de que disfrutaseis la experiencia a pesar del calor.

    Menuda jeta el taxista, la verdad que hay que tener un cuidado con ellos en algunos países.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mikel.

      A pesar del calor, Jordania merece mucho la pena.

      Un abrazo

      Eliminar
  10. Uuoohhhh qué ganas!!!! No veo la hora!!
    Un abrazo!
    Alocia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Alicia.

      Petra, Wadi Rum, el Mar Muerto,...Jordania es un país espectacular.

      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Depois vc envia outra paisagem para que eu possa curtir do deserto com mais atração.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mauro Sergio, obrigado pelo seu comentario.
      Uma saudação

      Eliminar