Praga, una joya en el corazón de Europa VI

31 enero 2013

VISITA A LA COLINA DE VYSEHRAD


    Cuenta la leyenda que hace muchos años vivía un gobernante de nombre Krok, que no tuvo descendientes varones, pero sí tres hijas, Kazi, Thezka y Libuše, que era la menor y tenía un don, el de la profecía. Cuando murió Krok, los más ancianos del lugar se reunieron en un bosque sagrado y eligieron por mayoría abrumadora a Libuše como sucesora del legado de Krok. Libuše gobernó con inteligencia y equidad, pero pronto empezaron los desencuentros, una parte de sus súbditos no estaba de acuerdo con que gobernase una mujer por lo que la conminaron para que eligiese un príncipe. A la mañana siguiente Libuše  mandó a los ancianos seguir a su caballo blanco y cuando se detuviese habrían encontrado a su nuevo rey y así fue, pero el elegido no fue un caballero, si no un humilde labrador de la aldea cercana de Stadice llamado Premysl. De su feliz matrimonio nació Nezamysl, comenzando así la dinastía Premyslida que gobernó durante doscientos años. Una mañana Libuše se despertó alterada, había tenido un sueño, sobre una gran ciudad cuya fama alcanzará las estrellas. En su profecía un anciano esculpía en el umbral de su casa. Libuše y Premysl salieron al amanecer, cabalgando en sus mirlos blancos hasta encontrar al anciano en una casa en medio del bosque en la colina de Vysehrad y así llamaron al castillo que se construyó en ese mismo lugar Praha, Praga.


   En nuestro último día en Praga y aprovechando que nuestro alojamiento se encontraba a pocos metros de la colina de Vysehrad, decidimos conocer una zona de la ciudad de tanto significado en la historia de la nación checa, pero que suele pasar bastante desapercibida para los viajeros. Antes de emprender el camino hacia la colina visitamos alguna de las casas cubistas obra de Josef Chochol, de principios del siglo XX, están caracterizadas por una constante fragmentación de los elementos que componen la fachada. Pero por desgracia, algunas de las casas que observamos se encontraban en un deficiente estado de conservación.

Detalle de la fachada de una casa cubista




Tienda de cerámica en la calle Vratislavova
    Camino de la colina de Vysehrad, paseamos por la calle Vratislavova flanqueada de curiosas tiendas como la situada en el número 23, la tienda Marionettesrici dedicada al mundo de las marionetas, en su interior se exhiben multitud de marionetas de diversos tamaños y personajes, en el fondo de la tienda se sitúa el taller, allí pudimos ver cómo las fabricaban de una forma completamente artesanal.
También merece la pena detenerse en el número 38 de la misma calle, en la tienda de cerámica Atelier donde nos llamó la atención el pequeño taller integrado en la tienda donde su propietario Patrik Daic elabora a mano las finas piezas de cerámica que posteriormente decora con motivos alegres y de exquisito gusto, ante la atenta mirada de los visitantes.
Patrik Daic trabajando artesanalmente la cerámica

Tienda de marionetas en el número 23 de la calle Vratislavova



Basílica de San Pedro y San Pablo destinada a ser Catedral
    Dejando a un lado la leyenda de Libuše, la historia de Vysehrad se remonta al siglo XI cuando se convirtió en un centro de poder importante en Praga gracias  al primer rey de Bohemia Vratislav II quién declaró a Vysehrad Palacio Real. A pesar de que por aquel entonces el Castillo de Praga ya tenía más importancia como asentamiento, Vratislav II quién estaba enfrentado a su hermano el arzobispo Gehbart, deseoso de tener más poder e influencia que él,  trasladó la corte del Castillo a Vysehrad y para no tener problemas con la iglesia fundó un arzobispado en Vysehrad. Comenzó a tener un gran significado religioso con la construcción de la Iglesia de San Lorenzo, de la que actualmente sólo quedan ruinas y la Basílica de San Pedro y San Pablo, que estaba destinada a ser Catedral. Durante el reinado de Carlos IV se confió a Vysehrad una importante función, la sede previa al día de la coronación, así el futuro monarca tenía que pasar la noche anterior en Vysehrad. Pero, las guerras husitas entre católicos y protestantes acabaron con los palacios y con todo el esplendor de Vysehrad. Posteriormente, la muralla y los restos del castillo medieval poca función tenían ya, por lo que fueron sustituídos por una fortificación militar que nunca fue utilizada. A pricipios del siglo XX Vysehrad sufrió una transformación radical con parques, agradables paseos y referencias a la idiosincracia checa, que aún perduran hoy en día.

Lápida con una guitarra tallada que representa la profesión a la que se dedicaba el difunto




Notas musicales en la lápida
   Iniciamos la visita en el cementerio, desde su inauguración en 1863 se ha convertido en un camposanto nacional para figuras relevantes en la historia de la nación checa, aquí reposan los restos de figuras ilustres como el poeta Jan Neruda, el pintor modernista Alfons Mucha, escritores célebres como Karel Capek o premios Nobel como Heyrovsky. Paseando por el pequeño cementerio admiramos algunas lápidas con imágenes que simbolizan la profesión que ejercía el difunto y siempre ligado al mundo de las artes, así unas partituras musicales, dos enigmáticas manos, una guitarra, un libro...
Una parte del cementerio está rodeado de soportales con arcadas decoradas con bellos mosaicos donde contemplamos esculturas e impresionantes mausoleos funerarios.

Arcadas con bellos mosaicos en el panteón de Dvorak

Lápida con un libro tallado

Manos enigmáticas posiblemente de un escultor




   Adyacente al cementerio se encuentra la Basílica de San Pedro y San Pablo, sus orígenes se remontan al siglo XI. Pero el nacionalismo checo la ha transformado radicalmente de estilo barroco a neogótico, al considerar que este estilo arquitectónico está más cerca de la esencia checa. En su exterior destaca el tímpano del  pórtico central y las puertas de entrada al templo con blasones y  decoradas con bellos mosaicos. Su interior, está profusamente decorada con frescos.

Basílica de San Pedro y San Pablo de estilo neogótico

Tímpano bellamente tallado
Puerta con blasones y decorada con mosaicos


























Rotonda de San Martín
    Paseando por Vysehrad llegamos a una de las construcciones más hermosas de la colina de estilo románico, la Rotonda de San Martín construída durante el reinado de de Vratislav II,  en la segunda mitad del siglo XI está considerada la rotonda más antigua de la República Checa. Fue ampliamente reformada a finales del siglo XIX. Según la tradición, el rey Vratislav II mandó a uno de los ancianos del lugar, Martin, a Constantinopla para intermediar en el matrimonio de su nieta con el hijo del emperador bizantino. En señal de agradecimiento por su buena labor, Vratislav II entregó a Martín una gran cantidad de dinero, que éste donó para la construcción de la rotonda.
Mientras caminábamos entre los restos de la antigua fortificación, en nuestra memoria resonaban las leyendas de esta bella ciudad. Y así nos despedimos de Praga, una joya en el corazón de Europa.


Rotonda de San Martín, segunda mitad del siglo XI

22 comentarios:

  1. Como me gustan las leyendas de Praga!
    Curioso lo de las tumbas, con el yuyu que suelen dar, así son chulas y todo...
    Las tiendecitas, muy bonitas también.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Iciar,

      Gracias por tu comentario.

      A mi también me da un poco de cosa los cementerios, pero el de Vysehrad era realmente bonito.

      Saludos

      Eliminar
  2. A nosotros nos quedó esta parte de la ciudad por ver. La verdad que no la teníamos en mente, pero así ya tengo algo que ver cuando vuelva. Ya sabes que soy visitante asiduo a los cementerios... asi que... este tocará.. jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola tocayo,

      Ya sé que lo de los cementerios y los lugares tétricos te gustan mucho...habrá que tomarse antes unas cañas para quitar el miedo del cuerpo, jeje...

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola Víctor, gracias por esta nueva entrada de Praga. Vas a ser el culpable de mi visita a esta bella cuiidad, un destino pendiente desde hace años.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti, Antonio.

      Praga es un destino que tenía pendiente desde hace años y al final logré visitarla.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Tienes razón, esta visita pasa desapercibida a la mayoría de viajeros, pero también allí radica su encanto. Para nosotros pasear en soledad, disfrutar de las vistas... uno de nuestros mejores momentos en Praga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cool,

      Vysehrad es un lugar que pasa desapercibido para la mayoría de los viajeros, pero es una delicia poder pasear casi en soledad, sin la presencia de los turistas que invaden Praga.

      Saludos

      Eliminar
  5. Anotadisimo este destino para cuando andemos por Praga! gracias por compartir!

    ResponderEliminar
  6. Hola Victor, no conocía esta colina de Praga y me ha encantado, sobre todo la Rotonda San Martín, que bonita! y las puertas de la Basílica muy llamativas. Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Caliope,

      La Rotonda de San Martin es una preciosidad, una pequeña joya de Vysehrad.

      Saludos

      Eliminar
  7. que gran ciudad
    sin duda la mas bella que he visitado en Europa
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bleid, cuánta razón tienes !! Praga es una de las ciudades más bellas de Europa.

      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Interesantes relatos de Praga y fotos muy bellas. Un gran reportaje.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cincuentones, muchas gracias por vuestras palabras.

      Saludos

      Eliminar
  9. lo mejor de todo son las vistas de Praga. Realmente me cuesta entender a Kafka!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sergio,

      Gracias por tu comentario.

      A ver quién entiende a Kafka...

      Eliminar
  10. Qué leyenda más bonita, por lo visto Praga tiene un montón de ellas!!! La verdad es que si es una zona poco conocida me la apunto porque seguro que es un lugar precioso, eso sí, el cementerio seguro que ni lo piso, jejejeje. Un abrazo!!! ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bayboom, cuántas e increíbles leyendas tiene Praga !!

      Ya sé que no eres mucho de cementerios...a mi no te creas que me gustan mucho.

      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Deja ya please de poner los dientes largos con Praga, ... :) :)

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alfonso, gracias por pasarte por El mundo a tus pies !!

      Saludos.

      Eliminar