De Madrid al cielo

28 abril 2011

PARTIDO EN EL BERNABÉU, CENA CON AMIGOS Y VISITA A CHINCHÓN

 
Ali y yo en el Bernabéu

    Llegamos el sábado a Madrid con el tiempo justo para darnos una ducha en el hotel y salir para el Bernabéu en un metro que estaba abarrotado. A la llegada al campo nos estaba esperando nuestro amigo Sele, con su camiseta de Cristiano Ronaldo...el partido salió genial ya que mi equipo, el Sporting, hizo la machada y ganó al Real Madrid por cero goles a uno !!, así que el fin de semana en Madrid no podía empezar con mejor pie.





Impresionante el Bernabéu

   
    A la salida del campo nos estaba esperando Sele, que llevaba un cabreo y un disgusto monumental...que le hizo quitarse la camiseta.

A la salida del campo con Sele
    

Rebeca, Sele, Antonio, Victor, Eva, Ali y yo


      Quedamos después con Rebeca, la novia de Sele, en Plaza España y con la pareja Eva y Victor , con los que habíamos estado el fin de semana pasado en Bath y Bristol, en Callao, todos juntos nos fuimos a dar una vuelta por el centro de Madrid, la Gran Vía, Callao, la Puerta del Sol, Santa Ana, la Plaza Mayor...después se unió al grupo Antonio Aguilar, un viajero excepcional que nos llevó a cenar a un restaurante cerca de la Plaza Mayor, la cena estuvo genial !! por sólo 15 euros por persona nos pusimos morados de comida y de bebida, mientras charlábamos de nuestra afición común, los viajes. Después de la cena, dimos un corto paseo y nos despedimos de nuestros amigos esperando verlos pronto.

Mis buenos amigos Eva y Victor
Rebeca y Alicia




Balconadas de madera

     A la mañana siguiente, nos fuimos hasta Chinchón, para visitar su casco urbano, con sus balconadas de madera, sus angostas callejuelas, sus típicos soportales, iglesias, ermitas, conventos y su castillo. En 1916 el rey Alfonso XIII otorgó el título de Ciudad y desde 1974, es conjunto histórico - artístico. Para llegar a Chinchón tomamos el bus de la compañía La Veloz que en 50 minutos nos acercó hasta la ciudad.




Plaza Mayor


Ali plano en mano en la Plaza Mayor

      El bus nos dejó delante del Convento de las Clarisas, en la calle Abapiés. Cogimos la calle de los Huertos que desemboca directamente en la Plaza Mayor y en el trayecto nos detuvimos en el hotel Condesa de Chinchón para pedir un plano y así ubicarnos. Plano en mano, empezamos la visita en la Plaza Mayor, plaza que tantas veces habíamos visto en fotos, pero que hasta ese día nunca habíamos tenido la suerte de visitar. Está considerada una de las más bellas del mundo, la plaza está soportalada y cerrada por construcciones de tres plantas y balcones de madera. Ha sido utilizada como corral de comedias, juego de cañas, autos sacramentales y hasta festejos taurinos. Nos llamó la atención su gran amplitud, estaba muy animada con las terrazas llenas de gente y  las filas de burros para los paseos que organizan  para los más pequeños. En la misma plaza hay una oficina de turismo que visitamos para completar nuestra información con una guía .
  

 
                
                             Ayuntamiento
 
Había paseos en burro


Vista de una de las entradas a la Plaza Mayor

      Subimos después hasta la Plaza de Palacio, donde pudimos observar  la Torre del Reloj, la cual formaba parte de la Iglesia de Nuestra Señora de la Gracia y que fue destruída con la Guerra de la Independencia.



Torre del Reloj


Con vistas al castillo

    Desde la Plaza del Palacio se tienen unas vistas excepcionales de la ciudad y de sus alrededores, desde allí pudimos ver el Castillo de los Condes, sus orígenes se remontan a finales del siglo XV, pasando por diferentes etapas hasta que en 1808 durante la Guerra de la Independencia fue expoliado e incendiado.


Castillo de los Condes


Vistas de la Plaza Mayor


     En la misma  plaza se encuentra el Teatro Lope de Vega, en 1891 fue construído por la Sociedad de Cosecheros sobre las ruinas del Palacio de los Condes. Su nombre se debe a que Lope de Vega escribió  la comedia "El Blasón de los Chaves de Villalba" cuando estuvo alojado en el Palacio con los Condes de Chinchón.

Teatro Lope de Vega

    Adyacente a la plaza, en la calle Arco de Palacio está situada la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, se inició su construcción en 1534 y fue terminado en 1626, durante la Guerra de la Independencia sufrió graves daños en la cubierta y en los ornamentos. No pudimos visitar su interior, al estar cerrada en el momento de la visita.


Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción

   Enfrente de la iglesia se halla una escultura de la Condesa de Chinchón, con una curiosa placa que dice del pueblo de Chinchón a doña Francisca Enriquez de Rivera, Condesa de Chinchón, Virreina del Perú y descubridora de la quina.


Escultura de la Condesa de Chinchón

     Seguimos callejeando por los alrededores para ver qué más podíamos ver y nos acercamos hasta nuestro siguiente punto en la ruta trazada que no era otro lugar que  la plaza de San Antón, donde se encuentra la Ermita de San Antón, levantada sobre una ermita románica del siglo XI y que también se hallaba cerrada.

Ermita de San Antón
   
    Como ya no nos quedaba ningún rincón más por descubrir, regresamos a la Plaza Mayor. Allí aprovechamos para entrar y visitar las diferentes tiendas que hay entorno a la Plaza, algunas son de souvenirs o de productos típicos, también había algún puesto de frutas y verduras y cómo no !! no podía faltar alguna tienda que vendiese chinchón pero del de beber,  botellas de anís en sus tres modalidades, dulce, seco y seco especial y tampoco nos olvidamos del ajo.



Anís de Chinchón
   
    
     Saliendo de la Plaza Mayor se encuentra la Plaza del Convento y la calle Zurita donde está situada la Casa de la Cadena, de estilo barroco, es de finales del XVII, tiene fachada de tres cuerpos y puerta de acceso adintelada. En ella estuvo hospedado Felipe V cuando hizo un alto en la ciudad el 25 de febrero de 1706.


Ali en la Casa de la Cadena

Claustro del Monasterio
   Visitamos a continuación el Monasterio de los Agustinos, actual Parador de Turismo. Fue fundado por los Condes de Chinchón en el siglo XVII. Anexa al monasterio se encuentra la Ermita de Nuestra Señora del Rosario, que era la antigua iglesia del monasterio.
 
Ermita de Nuestra Señora del  Rosario

    Continuamos la visita por la calle Los Huertos hasta que llegamos a  la Plaza de San Roque donde pudimos ver la Ermita de San Roque, dedicada al patrón de Chinchón, pero no pudimos visitarla, ya que se encontraba cerrada.

Ermita de San Roque
   
     Finalizamos la visita a Chinchón, en el Convento de las Madres Clarisas, de estilo barroco, austero en su construcción al haberse utilizado ladrillo y mampostería cajeada. Se empezó a constuir en el siglo XVI, pero no se finalizó hasta el año 1653 por los V Condes de Chinchón. Justo enfrente se encontraba la parada del bus de vuelta para Madrid.



Convento de las Madres Clarisas

   Mientras hacíamos tiempo para coger el autobús que nos acercaría nuevamente hasta Madrid, nos tomamos unas patatas chulas en un restaurante próximo a la parada, el plato estaba compuesto de patatas con ajo, perejil, vinagre y aceite, un plato con mucho sabor y que no recomendamos si no te gusta el ajo. En el trayecto en autobús nos llamó la atención los campos con cultivos mediterráneos, tales como la vid o el olivo.

Campos de cultivo de olivo


     A la mañana siguiente, después de desayunar y hacer las maletas, tuvimos tiempo para dar una pequeña vuelta para despedirnos de Madrid y hacer algunas compras, después de haber pasado un completo fin de semana, que esperamos repetir pronto.


Ali paseando por la calle Fuencarral



13 comentarios:

  1. Menudo repaso a Chinchón nos has dado! jejeje... Estuve por allí hace poquito y no vi tanto! Lo pasamos bien esa noche y tu encima con la sonrisa de oreja a oreja con tu querido sporting...
    La verdad que el restaurante Riazor fue todo un descubrimiento... Como nos pusimos!

    Te comento que quizás suba el 20 de este mes por Asturias... pero no es seguro todavía. Tengo que confirmar con la pareja que vamos, que son los que tienen casa allí y te digo.

    Un saludo pareja!

    ResponderEliminar
  2. Hola tocayo !!

    Sí que dimos un buen repaso a Chinchón, sólo nos faltó acercarnos hasta el castillo...
    A ver si nos vemos en mayo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Muy buena exposición de Chinchón.Yo he estado allí varias veces y en Semana Santa está impresionante porque representan la Pasión y muerte de Cristo en la plaza Mayor ,utilizándola como escenario desde los balcones y es una pasada.
    En cuanto a lo de la victoria del sporting me imagino que si los que lo vivimos desde aquí lo disfrutamos ,tú que estabas in situ tuvo que ser genial.

    ResponderEliminar
  4. Esta entrada me suena familiar, jeje!

    En la próxima visita seguiremos descubriendo más sitios gastronómicamente interesantes.

    Y sí, suerte que al final hizo buen tiempo y disfrutasteis de Chinchón.

    ¡Un abrazo compañero!

    ResponderEliminar
  5. Hola,

    Pury, gracias por tu comentario. Sí que tiene que ser espectacular la Semana Santa en la Plaza Mayor de Chinchón. Por cierto, el próximo post irá sobre la Semana Santa pero de Zamora.
    Antonio, sí que te es familiar la entrada, jeje...cuenta conmigo para la siguiente visita a Madrid.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hola!!
    Permiteme presentarme soy Melannie, administradora de un directorio de blogs, visité tu sitio y está genial, me encantaría poner un link de tu blog en mi sitio web y por mi parte te pediría un enlace hacia mi web y asi beneficiar ambas webs con más visitas.
    Si estas de acuerdo no dudes en escribirme a melannieagurto@gmail.com

    Éxitos con tu blog.
    Un Saludo
    Melannie.

    ResponderEliminar
  7. Hola Melannie,

    Gracias por tu comentario y bienvenida al blog. Me alegra que te guste el mundo a tus pies.
    Saludos y estamos en contacto.

    ResponderEliminar
  8. Siempre me acordaré de ese viaje en metro camino del Bernabéu que más bien parecía una prueba del Guinness, para ver cuántas personas pueden caber en un vagón de metro,jejeje...pero mereció la pena el apretujamiento ¿no?.
    Antonio, vete preparando la lista para la próxima,jajaja.
    Y Chinchón, como dice Víctor y Pury, nos lo pateamos bien, además tuvimos muy buena suerte porque comenzó a llover justo cuando habíamos terminado la visita. La Plaza Mayor me encantó.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Hola Alicia,

    Sí que íbamos como sardinas en lata camino del Bernabéu, menos mal que eran sólo dos paradas, me recordó un poco a las líneas de metro que cogimos en la India...
    Tuvimos mucha suerte con el tiempo en Chinchón, se puso a llover nada más tomar el bus camino de Madrid.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Jooooo Qué envidia! Ya me gustaría poder vivir en Madrid y poder quedar con todos! Sería genial! hehe

    Sé que vosotros venís de Asturias, pero ya me entendéis... hehe

    No conocía nada sobre Chinchón y me ha parecido un lugar muy bonito... si es que tenemos cosas preciosas muy cerca y no nos damos cuenta!

    Un abrazo Victor!

    ResponderEliminar
  11. Hola Blai,

    Gracias por tu comentario. Sí que sería genial vivir en Madrid y poder quedar más a menudo con nuestros amigos, además de la cantidad de destinos que hay desde Barajas.
    Chinchón sí merece la pena en un finde en Madrid.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Perdimos la oportunidad de visitar Chinchón cuando estuvimos en el Parque de la Warners hace ya algunos años y es una espinita que tengo clavada. A ver si tengo otra oportunidad porqué leyendo tu post aún me han entrado más ganas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Hola María Teresa,

    Gracias por tu comentario. En cualquier momento que te escapes a Madrid, es una buena opción ir hasta Chinchón, está muy cerca y vale la pena recorrer la Plaza Mayor y callejear un poco por la ciudad.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar