La Sinagoga de Sofía, un templo que exhala historia

29 octubre 2018

sinagoga sofiaLa Sinagoga de Sofía, la mayor sinagoga sefardí de Europa, crisol de estilos arquitectónicos, proyectada por el arquitecto austriaco Grunanger siguiendo el modelo de la sinagoga de Viena, hoy desaparecida. Construida por judíos sefardíes, descendientes de los judíos expulsados por los Reyes Católicos en 1492, fue inaugurada en 1909, ocupando el espacio de una antigua sinagoga.
De gran belleza, su interior está profusamente decorada con columnas de mármol de Carrara, mosaicos venecianos multicolores y tallas en madera.




Muy cerca del Mercado central de Sofía, ubicada en el lugar conocida como círculo de la concordia, donde conviven en armonía las tres religiones, católica, musulmana y judía, se levanta el bello edificio de la Sinagoga. Contemplamos con tranquilidad el exterior de la Sinagoga, un majestuoso edificio de estilo neoárabe, sólo alterado por el paso del tranvía, que atraviesa la hermosa ciudad de Sofía. Es la tercera sinagoga más grande Europa, después de la de Budapest y Amsterdam.

sinagoga sofia
sinagoga sofia





La Sinagoga fue destruida parcialmente durante la II Guerra Mundial, una bomba cayó en la biblioteca, perdiéndose libros, pinturas y vidrieras. Siendo reconstruida posteriormente gracias a los donativos de particulares y empresas.





Una puerta lateral nos conduce al vestíbulo del templo, antes de acceder al interior hay que pasar un exhaustivo control de seguridad y pagar el precio de la entrada, 4 levas. A la entrada de la sinagoga, una repisa guarda el Torá, el libro sagrado de los judíos.

sinagoga sofia





La Sinagoga de Sofía abre de domingo a viernes de 9 a 5. El precio de la entrada es de 4 levas. Un guía te puede dar una pequeña explicación en inglés sobre la historia de la Sinagoga, donativo obligatorio. El Museo de historia judío requiere pagar una entrada adicional.





La sala de la oración es impresionante, de forma octogonal, dominada por el altar situado sobre una plataforma de mármol blanco y del techo de la nave central pende una gigantesca araña, de casi dos toneladas, una obra maestra realizada en Viena y que ilumina tenuemente el templo, en un ambiente acogedor. Su interior puede acoger a más de 1.300 feligreses.

sinagoga sofia
sinagoga sofia
sinagoga sofia




Durante la visita a la Sinagoga observamos con curiosidad como dos jóvenes que se disponían a rezar, cumplían con el ritual de colocarse los tefilín, contenidos en pequeños estuches de cuero y color negro, son pergaminos con textos bíblicos y en los que están fijados correas de piel. Uno de los tefilín se pone en la frente y otro en el brazo izquierdo apuntando al corazón.




Llama la atención la amplitud de su interior  y la impresionante y profusa decoración, los magníficos frescos, las columnas de mármol de Carrara, las vidrieras, que iluminan el santuario, las tallas de madera y los mosaicos venecianos multicolores que cubren el suelo, una bella y exuberante decoración que no  habíamos visto en otras sinagogas visitadas anteriormente en VarsoviaCracovia o Jerusalén, de interiores más sobrios. Un lugar lleno de historia, para recordar, símbolo de la convivencia del pueblo búlgaro y el hebreo.

sinagoga sofia
sinagoga sofia
sinagoga sofia


No hay comentarios:

Publicar un comentario